El año en que me siento…

enero 3, 2014 Deja un comentario

…a mí. Pasé un par de años invocando a Vetusta Morla en la madrugada del 1 de enero. El Tibidabo brillaba, era yo, el niño solo que fue y volvió de Madrid y ahora vivía en Vallcarca, para después pasar a Sant Feliu. Botella en mano iba recorriendo todas y cada una de las llagas que sujetaban los meses de los años. Apareciste tú, después de aparecer yo, y juntos intentamos cambiar el orden de lo que hasta entonces nos había hecho sentir algo.

2013, el año en el que me acoplé a ti simplemente aprendiendo a atender a mis necesidades. Los miedos son tan potentes a veces que nos cubren y no nos dejan respirar. No hacemos lo que queremos, hacemos lo que no tememos y nuestra paciencia y tolerancia respecto a los demás está sujeta simplemente al miedo a perder cosas.

Teniéndome a mí he logrado llegar plenamente a ti. Que maravilloso es hacer caso de mis alarmas. Tengo más que nunca a la que te pones a excavar. Tienes lo que ya sabías.

Feliz 2014.

Categorías:General

Yo soy de Las Planas

septiembre 8, 2013 Deja un comentario

Crecí jugando en la calle. Los yonkis se picaban a nuestro lado. Luego fueron a la plaza Pallars. En verano nuestros familiares cogían “La Catalana” en el bar “La Rana” y se iban al pueblo: Andalucía o Extremadura. Escuchábamos en el ambiente a Bordón 4, los Chichos o los Chunguitos. Nunca nos dio vergüenza decir que nos gustaban películas como “Perros Callejeros”, “El Pico”, o “Los bingueros”. Vimos resultados electorales en sedes electorales del barrio cuando muchos de ahora no sabían ni lo que era la política. Jamás vimos raro la lengua catalana, jamás nos planteamos que hubiera un conflicto territorial en ningún sitio. Crecimos viendo Gegants, Castellers y sevillanas y flamenco en una misma plaza. Justo Molinero sonaba los domingos en la radio de nuestros padres. Nuestra actividad extraescolar favorita era estar en la calle jugando a películas, al bote o a cualquier otra cosa. No nos dejaban cruzar la calle, pero nos dejaban la libertad de hacer y deshacer con nuestros amigos. Nuestros padres no eran ingenieros, ni médicos, ni empresarios. Nuestras madres fregaban suelos de gente adinerada. No aprendí nada de Tve, salvo que a las niñas de Verano Azul les viene una cosa llamada regla. No aprendí nada de Tv3, salvo que N’hi ha que neixen estrellats. Estuvimos en casetas políticas poniendo cervezas. Vimos las huelgas generales en las fábricas de Cornellá y Sant Joan. Nunca un cura me dio clase. No puedo pensar igual que alguien criado en el Eixample con padre culto que nunca pisó la calle y se llenó de actividades extraescolares. No puedo pensar igual que alguien del Pallars Jussà que nunca escuchó una sevillana en casa. No me da igual que mis padres a medida que se hacen mayores pierdan poder adquisitivo. No me da igual que mis seres queridos sigan buscando algo que les de ingresos. No me da igual que el coste escolar anual por alumno sea de 1800 euros. Me da igual lo que sucedió en 1714. Me da igual la guerra de Cuba. Me da igual ser español o catalán. Yo soy de Las Planas.

Categorías:General

Te vistes mientras yo…

enero 14, 2013 Deja un comentario

…te escribo, sin que puedas leerlo. Ya no voy hacia la derecha cuando camino, en parte por ti, en parte porque tocaba. Si pudiera dar marcha atrás es seguro que no lo haría. Necesitaba aprenderme antes de hacerte feliz. Hace un año, por estas fechas, me pillaste desprevenido y sin saber muy bien como gestionar el hecho de que la chica desconocida ya había aparecido.

Pude contar hasta 6 veces el frío de Madrid antes de encontrarte, después de creerme algo por haber bebido cervezas en la Latina, y después de creerme alguien porque iba a tocar en Madrid. Allí estabas y mi atención hacia ti era superior a la de la corredera Baja de San Pablo, en aquellos tiempos donde la ciudad me hacía sentirme listo y preparado para comerme las aceras.

Te vistes en mi casa, ahora mismo, y parece fácil, pero no lo es, porque la sientes tuya y porque te siento mía. Aniquilé muchos fantasmas que ya no aparecen, y ahora ante lo negro siempre estás tú. No bebo nunca solo el café de la mañana, y después de mucho tiempo en este blog, nunca he estado tan seguro de nada.

Solo quiero asegurarme de tí. Feliz aniversario.

Suena: The Storm, it’s coming – Glen Hansard

Categorías:General

Ser dos

agosto 26, 2012 2 comentarios

Cuando a punto de marchitarse la violeta de la esperanza estaba, apareciste tú y rompiste todas las corazas que tanto me costó construir. En el preciso instante donde mi vida buscaba respuestas te acercaste sonriendo, preguntándome cosas sobre mí, mirándome con esos ojos que hipnotizan. Era el momento donde no había respuestas a preguntas complejas, ni a tiras y aflojas marcados por las formas de actuar equivocadas.

Solo éramos tú y yo, y así hemos seguido siendo. Me tienes tan orgulloso de lo que estamos construyendo que ni en mis más sinceros adentros creí nunca que fuera capaz de algo así. Contigo aprendo cada día lo que creí que ya sabía, teniendo la certeza objetiva de que muchas veces actúo como un niño.

Es domingo, suena “La Palma” de McEnroe, y veo fotos de vacaciones, pero ningunas son tan bonitas como las nuestras, y es que el sentimiento que ha invadido lo que un día fueron dudas, muros, inseguridades, incapacidades sencillamente, y en todo el amplio sentido del adjetivo. es maravilloso. Sube la canción, en esos momentos donde me siento único y donde más me gusta el cambio de dinámica, y me entra un escalofrío, y me alegra que así sea. No puedo ni un momento dejar de estar feliz por eso.

Contigo estoy aprendiendo a ser dos, cuando toda mi vida siempre quise ser uno.

 

Te quiero.

Categorías:General

Con el talón de aquiles

junio 19, 2012 Deja un comentario

A todos nos preguntan de niños que es lo que quieres ser de mayor. Yo nunca supe responder, igual que ahora. Tampoco sé contestar a preguntas hechas sin sustento profundo. Puede que me equivoque en mis prontos, pero jamás tengo que pedir perdón por una actitud que yace, que nace, que se cimenta en cosas que nadie entiende. Actitud que sufre, que muere tan pronto como el raciocinio impera todo, que llega como nunca nadie ha llegado. No puedo negarle ese privilegio. Acaso te has preocupado durante años de interenir, de pensar, de sentir, de hacer ,de vivir, de sudar, de temblar, de componer, de hablar, de escuchar, de temblar, de vivir, como lo hace mi mente. Es fácil reducirlo todo a la más puta expresión. como suelo decir yo en los momentos únicos…

No nací para encontrar tréboles de cuatro hojas, y no hice nada peor ni nada mejor que nadie, simplemente hice y en ese preciso momento es cuando no me siento más pequeño que el reduccionismo.

O quizás hay veces que hemos jugado a ser otros. No seré yo, y puede que poca gente venga a mi entierro. Acabaré, eso sí, igual que todos, pero con la conciencia tranquila.

Suena: El mundial que nunca ganaremos – La habitación roja

Categorías:General

Conexión

febrero 6, 2012 1 comentario

Y cuando se cierra el telón de ese cuarto a media luz, y cuando no soy capaz de ver más allá de tus ojos, es cuando entro en un estado de felicidad absoluta que no me deja de ninguna manera preocuparme de nada. Y cuando tu piel suave se apoya casi automáticamente en la yema de mis dedos, es cuando ya puede ocurrir cualquier cosa fuera de nuestro mundo, jamás me enteraré.

Y cuando clavamos nuestras miradas y el sudor se apodera de nosotros, cuando tiemblan las paredes y cuando el fuego invade una atmósfera entregada al tú y al mí, es cuando no puedo dejar de pensar en la felicidad que me (nos) rodea y hace que mis sentidos quieran insistentemente rozar el límite del cielo.

Me encantas, me haces sentir tan bien que no puedo si no agradecerte como me miras, como me sonríes y como me besas.

Somos un incendio.

Categorías:General

Eso de saber

enero 19, 2012 6 comentarios

Me podría pasar toda la noche escuchando a Goñi y anhelando el momento de besarte. Quiero provocar que se paren los relojes de la estación. Y mientras la gente ignora la magnitud de sensaciones que sobrevuelan a nuestro alrededor, solo tú y yo sabemos que nos estamos mordiendo la cordura.

Mientras mirabas al suelo y no me mantenías la mirada estabas provocando que mi interés en tí creciera a velocidad de la luz. Hiciste de las cuatro paredes de una habitación, seis. Y de la luz apagada, hiciste un espectáculo de azules que contagió el rincón de aquél sofá que llevará para siempre nuestros nombres marcados.

Yo invité a vino, tú a música, y ambos a luz, desde que nos vimos en la puerta cubiertos de frío. Tu sonrisa exalta mis sentidos de una manera que no cabe en el raciocinio. Y quiero perderlo mordiéndote la boca cuando nos rasguemos las vestiduras de la vergüenza. Quiero perderme en cuatro copas que nos retan al deseo, quiero perdernos.

Aprenderte y aprendernos.

Utópicos.

Suena: Eso de saber – Revolver.

Categorías:General
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.