Archivo

Archive for 30 noviembre 2009

Obligado a esconder sueños (III)

noviembre 30, 2009 9 comentarios

Hoy es el primer día de frío del invierno. Siempre, cada año lo espero. Es curioso, hice una canción llamada “la escarcha de tu adiós” que hablaba de la soledad que se siente los días fríos, justo la canción que un día me dijiste que era la que más te había gustado, era en el 37 Grados un 19 de julio.

Ahora siento frío, de nuevo ante algo que no sé bien como llevar. Pero esto es mi blog y lo único que me apetece es dejar constancia de lo que siento, para que NUNCA se me olvide de que esto existió.

Y me he pasado este tiempo, disfrutando de esto, disfrutando de escuchar una canción y que aparezca tu cara, disfrutando de leer una poesía y querer compartirla contigo, disfrutando de las veces que te has reído conmigo, de los sitios donde hemos ido, de nuestras afinidades, de lo a gusto que me haces sentir, de lo bien que me sabes animar. No es algo pequeño que lo quiera tirar al baúl de los recuerdos, quiero que quede constancia de que un día fue, de que jamás quise decirte algo que te confundiera, de que jamás intenté no ayudarte en tus problemas, de que por encima de todo, estabas tú como persona, mi respeto y lealtad hacia ti, y mis ganas de que tu vida mejore y seas la chica más feliz del mundo. Porque te lo mereces, porque tu corazón es grande, y porque tú lo eres más. Y cada día eres más bonita.

No me has gustado por capricho, me ha costado años, sufrimiento, lágrimas y mucho dolor llegar hasta aquí, y quiero que se quede aquí, en estas letras, para un día poder leerlo y ver que fui capaz. No quiero corazas ya, no quiero reservas, no quiero el miedo, porque hoy he visto desgraciadamente también que el fin puede estar muy cerca y que no quiero perderme nada de esta montaña rusa llamada vida.

Dolor, ahora lo siento, no he sido capaz de ilusionarte, no he sido capaz de motivarte, no he sido capaz de hacer que veas en mí alguien especial. No he sido capaz de despertarte sentimientos.

Has conseguido que todos mis miedos los tire a la basura, que todos los fantasmas que me han rodeado estos años los mate, has conseguido que no tuviera reservas.

Enterraré todo esto, muy a mi pesar, porque es tan especial y tan bonito que no merece morir, pero lo enterraré, y mi apuesta quedará diluida, y todo quedará atrás. No sé muy bien como lo voy a hacer, no se muy bien qué camino seguir, pero lo haré, porque te quiero. Y el quererte me hará olvidarlo.

Mataré lo que has sido, como dice la canción que tanto te gusta. Pero que sepas que mi vida ha sufrido un punto de inflexión y que eres y serás alguien importante en ella.

Es triste aniquilar algo tan bello, pero supongo que es necesario. Mirándote a los ojos me sentí con vida.

Suena: Esta noche tengo más de lo normal – Revólver

Categorías:General

Abatido…

noviembre 29, 2009 1 comentario

…, cansado completamente. Pero con el placer de haber hecho bien las cosas. No temas por nada, no vine aquí para hacerlo mal. Ni entré en tu vida para perturbar nada, ni entraste en la mía para hacerme daño.

Simplemente entramos, fue así, y cuando nos dimos cuenta, estábamos compartiendonos de una manera casi automática.

Quien no quiera eso, que por favor me lo diga porque no lo entenderé.

El vino de esta mañana y la falta de sueño ha servido para que esta noche, finalmente y a pesar de todo, pueda dormir tranquilo.

Démonos las gracias, nos las merecemos.

Suena: La distancia adecuada – Christina Rosenvinge

Categorías:General

No quiero sufrirte…

noviembre 29, 2009 7 comentarios

…pero no sé como hacerlo, una de esas cosas que también tengo que aprender. Yo veo muchas veces como se detienen las horas, y cruzamos esas frases y palabras emotivas que, sin darnos cuenta, hacen que todo pasen más rápido. Y sigo viendo lo bonito de lo nuestro cada día que pasa, como si hubiéramos venido juntos con el pan debajo del brazo cogidos de la mano. Me siento afortunado por haberte encontrado, por sentir que enfrente me tengo a mí, y que dentro mío existen demonios que van siendo expulsados a cada sonrisa que me dedicas.

Y porque el tiempo nos pasa, y los planes se suceden, y porque me haría mucha ilusión un viaje contigo, levantarnos y no tener más preocupaciones al margen de lo que vamos o no vamos a visitar. Y comernos un gofre de esos que tanto te gustan, mientras hablamos de lo que nos une, y trazamos lo que nos unirá.

NUNCA TE OLVIDARÉ, ESO YA LO TIENES.

Hasta esta mañana de insomnio no era consciente de lo importante que eres.

PERO LO ERES.

Sabes una cosa? me encanta llorar por tí. Gracias por haber aparecido, me has enseñado muchas cosas que aún desconocía de mí.

Suena: lo que dura un fin de semana – Pablo Moro

Categorías:General

Piscinas en verano

noviembre 26, 2009 2 comentarios

Hace mucho que no lloraba en un concierto. Hoy se ha roto el espacio-tiempo en mil cachitos, he vuelto a quedarme pequeño frente a la magnitud de los sentimientos espectacularmente expresados en un escenario.

Tengo tantas ganas de dar que me estoy quitando la vida.

Como siempre, una lástima que nadie sepa aprovecharlo. Como describo en “estrellas en el escenario”, cuando voy a explotar de emoción nadie está allí para recogerla. Me he perdido tantos momentos bonitos que ya casi no recuerdo lo que son, aunque los tenga.

Todo yo una contradicción, todo yo un mar de caos.

Nos estamos perdiendo demasiadas cosas para lo que somos.

Suena: Piscinas en verano – Zahara (quien no la haya escuchado que lo haga)

Categorías:General

Volver a compartir

noviembre 24, 2009 2 comentarios

Hace días que desearía escuchar un estribillo a dos, como cuando no me llenaban ni la mitad de lo que lo hacen ahora. Soñaría con volver a estar respaldado por algo que me diera la plenitud que me he negado a darme durante estos años. Soñaría con visionarte cómplice eternamente y saber que sientes igual que siento, como aquella canción de Gastelo que eclipsó una vez las dudas y que alejó momentaneamente mis perennes fantasmas.

La vida tiene dos sílabas y solo sé llegar a una de ellas, y me gustaría por un momento, aunque fuera un segundo, volver a sentir lo que es la reciprocidad. Es tan difícil, primero por mí y luego por la segunda sílaba: da. Hasta ahora me ha supuesto un problema, pero me muero por volver a dar.

Siempre fue así, siempre me encantó sentir, y había matado todo el vivir y resucitado todo el morir, y ya no entro en tu puerta, y ya no sonrío en los parques, y aún no he visto las hojas caídas de este otoño.

Qué puta es la vida a veces…

CONGELADO e impotente.

Aprisionado en mí, solamente en mí, y nada más que en mí. Me voy a fumar un momento el cigarro de las 1:47, mañana lo pagaré.

Anestesiado de emociones encontradas, prohibitivo en el sendero del querer.

Y en lo de querer, es en lo único donde siempre me he visto fuerte.

Olvidar? no hay elección, tendré que volver a la vida banal, en esa soy también todo un experto.

Me toca de una vez quererme por mí y no por mis espontáneos y discontínuos logros.

Ahora sí, lo tengo claro.

Suena: Lo que dura un fin de semana – Pablo Moro

Categorías:General

Siempre en clave de silencio

noviembre 23, 2009 4 comentarios

Hace mucho que nadie me escucha cuando tengo un bajón. Siempre hablo en diferido, nunca en directo. Me entran ganas de borrarme del mundo, desaparecer y que nadie me encuentre, porque total, tampoco nadie me escucha.

La última vez que alguien me vió así creo que trasciende a 2 años, y me siento solo, y me siento que estoy luchando constantemente contra algo que no sé si puedo vencer. Y tampoco sé si quiero vencer, porque me asusta lo que vendrá detrás. Y porque lo que veo que viene detrás tampoco presenta buenos augurios…

Sufrimiento, una constante, intranquilidad: algo que siempre está presente.

El día que me sonrías con cariño igual creeré eso que me dice la gente. De momento lo que se cumple es lo que digo yo: LA MIERDA.

Y de esto último, estoy hasta los topes, pero como nadie realmente lo ha visto, todo el mundo ahora me dirá que valgo mucho, que soy genial, y que no dramatice tanto. Discursos estériles que no me aportan absolutamente nada.

Tan difícil es escucharme?

Suena: Mi primera combustión – Love of Lesbian

Categorías:General

Me gustaría

noviembre 22, 2009 2 comentarios

Me gustaría saber cuando sirvo y cuando no, me gustaría no ser un mimo que no le importa a nadie, pero es algo que no puedo ni controlar ni evitar.

El jueves fue una de las noches más felices de mi vida, el fin de semana tenía que ser una autentica mierda, para compensar, claro. Y es que findes como estos me recuerdan porqué me fui de Barcelona y porqué me costó tanto volver.

Y me animan a abrir un debate interno sobre la posibilidad de volver a Madrid. Allí tenía mi vida a mi manera, aquí no tengo ni eso.

Y si quito la música, los conciertos y los cuatro momentos que paso con alguien, me queda un NO por respuesta.

Suena: La escarcha de tu adiós – Capítulo 7

Categorías:General

Luz en el centro

noviembre 12, 2009 8 comentarios

Mordisqueaba una hamburguesa que procedía de un coronel que tenía una receta secreta. A mi alrededor veía parejas discutiendo. Pensé que hace mucho tiempo que no discuto con nadie y pensé que era triste estar en un sitio público discutiendo.

Al subir al metro, vi un montón de chicas con cara de sueño, serias, y todas con sus cascos en la oreja, necesidad imperiosa de evadirse del mundo. “Nadie nunca me ha invitado a cenar a su casa, nunca un tú a tú con cena incluida”, eso pensaba, puesto que yo muchas veces lo he hecho. De pronto, una chica que estaba al lado mío, como tantas veces ocurre compartiendo un viaje en metro que nunca recordará, lloraba. Estaba cabizbaja, con la música demasiado alta, y con las lágrimas cayendo por su rostro. No puede evitarlo y le dije: “no lo sientas tanto, yo ya apenas lloro”.

Levantó su mirada, me vio, me sonrió con ojos tristes, y me dijo: “no soy capaz ni de disfrutar de mi canción preferida”. Yo le dije que estuve un año y medio sin poder escuchar “Segundo premio” y ella me dijo que justamente era la que estaba escuchando en esos momentos. Bajaba en Vallcarca, igual que yo, y a la hora de despedirnos me dijo: “acabemos la conversación con un café, no me gustaría comenzar otra vez a llorar”.

Estuvimos hablando de su llegada a Barcelona, puesto que provenía de Guadalajara. Le dije que yo había vivido un año a 77 kilómetros justos de allí. Me preguntó el porqué, le dije que probablemente no podría estar hablando con ella si no me hubiera ido allí. El café terminó, me dijo que a ver si nos veíamos, le dije que la casualidad y la receptividad nos habían hecho estar allí como dos personas conocidas pero que en realidad no lo eran. Le dije que era mejor así, porque siempre lo recordaré como algo especial.

Y un abrazo, tres sonrisas y un hasta luego nos despidieron para siempre.

Llegué a casa contento, la saludé con lágrimas y la despedí serena. Quizás no vuelva a saber de tí, pero creo que lo que a ti te hacía falta saber de mí ya lo sabes.

Suena: Saturday Night – Suede

Categorías:General

Las tres palabras

noviembre 3, 2009 7 comentarios

Puedes estar toda una vida buscando las tres palabras perfectas. Esas que siempre te hacen reaccionar ante cualquier circunstancia adversa. Puedes pasar las horas, los días, el tiempo, intentando encontrar la respuestas a todo el caos.

Pero si dejas que el caos te invada, qué eres tú? Si llenas de parches tu vida para no sentir dolor, ni temor, ni bajón, ni malestar…qué eres tú? una constante huida quizás? Un generador de bálsamos ficticios?? Un opio que nubla la personalidad?

Si intentas siempre huir de los problemas, sedar el dolor, cuando estos desaparecen, simplemente, no eres NADIE.

La mejor forma de conocerse es sintiendo daño.

Categorías:General

Necesito entrar…

noviembre 2, 2009 3 comentarios

Cuando la salud recobra su senda y tu cabeza se libera, queda automáticamente aprisionada en eso que llevas acarreando internamente desde hace unos cuantos años. Anoche la niebla y la desaparición del Tibidabo dieron paso al silencio más abrupto y al negro más claro que jamás he visto.

Una casa para dos donde solo había uno, un uno que se ha tirado mucho tiempo con pánico a desdoblarse y que ahora, triste de él, no sabe como hacerlo. Nunca me fumé el último cigarro, siempre el penúltimo, y las horas pasaban mientras que el tímido amanecer aparecía por mi ventana. Una noche vertical en toda regla donde, como siempre, nadie ve porque nadie me comparte.

A las 4:03 una pareja pasaba por la Baixada de la Gloria prometiéndose cosas que no saben si pueden cumplir. En fin, ese escepticismo me lo ha dado la experiencia, pero vi lo bonito que es la intención, tan carente y vital que me raja las ilusiones más profundas y me chafa la esperanza por mucho que quiera mantenerla verde.

Cómo me arrepiento de mis miedos, ahora no sé gestionar el atrevimiento. No es fácil presentar unas credenciales personales limpias cuando has navegado mucho tiempo en ruinas y suciedad. Y me atolondra, y me entristece, y me impacienta, y me dice que jamás conseguiré nada bueno cuando de pronto me sitúo en los extremos.

Lo mejor de no esperar nada es que por defecto ya estás desilusionado, así que haces de la frustración un hábito. Lo mejor de no creer en nada es que nada pierdes.

Lo peor de no esperar nada es que siempre intentas girar la cabeza para otro lado y no luchar.

Lo peor de no luchar es que no eres humano.

Me siento muerto, una auténtica lástima.

Suena: Su día libre – Quique González

Categorías:General