Archivo

Archive for 30 octubre 2008

De noches turbias y salas

octubre 30, 2008 6 comentarios

 

Noches de botellas vacías, donde me hubiera gustado, simplemente, regalarte una caricia al son de Berto. Desgraciadamente, la complicidad siempre la veo en mi imaginación, pero no en ti.

 

Algún día dejaré de soñarte de noche y lo haré las 24 horas de nuestro mundo. De mientras seguiré pisando flores secas, a tu espera. Mirándote a los ojos me sentí con vida, regálamelos la primera vez que sepa de tu existencia.

Categorías:General

Cuando las princesas ya son reinas

octubre 28, 2008 8 comentarios

…pero aún no lo saben, es cuando no deben admitir un medio querer, unas palabras que se disipan con el silencio, con la ausencia de mimos, con la pequeñez que supone el no tener lo que puedes llegar a soñar una y otra vez. Y no nos paramos a pensar el tiempo que perdemos intentando que lo imaginado se haga real.

Lágrimas? eres princesa, de tu vida, de tus ilusiones, que no sean marchitadas por nadie, porque al fin y al cabo eres tú quien mira al cielo, quien ve pasar las nubes, que nadie te vuelva gris un cielo azul, nadie merece el llanto de la suma de días negros. El otro día bajaba Gran de Gràcia y pensaba en las vueltas alegres que últimamente estoy teniendo. Quien me lo iba a decir a mi el día que compuse “nos estamos acabando”.

Yo dije que fuera fácil? Ilusionarse si es fácil, fácil como encender un fosforo, y se apaga tan rápido como falsas sean las palabras que no se acompañan de hechos, las que no dependen de tí, las que te prometen hasta la extenuación, las que tienen tanto de mentira como de dolor. Qué fácil es construir textos bonitos, qué difícil es llenar tu vida, qué complicado estar dispuesto a materializar palabras, cuántos te quieros no sentidos has visto, que pocas ganas de volver a creer…

No culpes a nadie, reina, no culpes a nadie de las manchas pasadas, de los bosques oscuros, de los días de cuarto oscuro y lágrimas. No culpes a nadie porque nadie tiene porque ser juzgado antes de haber demostrado, de haber sentido, de haber sufrido a tu lado. Hay que abrir bien los ojos, porque el sentir es algo que nadie te quitará. Y porque eres princesa en anhelos y reina en tu vida.

Porque, simplemente, eres tú, y así es como quiero seguir viendote.

Porque sin decirtelo cada día, ni inundándote de mails, también puedo hacerte llegar lo especial que eres.

Sois varias las reinas, no me volveré a repetir.

Categorías:General

Domingo astromántico

octubre 26, 2008 7 comentarios

Hoy mismo, pongamos que coges la taza de café, pongamos que ya no tienes los ojos tristes, de lágrimas que nadie supo secar. Pongamos que ya las palabras solo pueden alegrar, y no herir. Pongamos que los espectáculos mediáticos dejaron de tener efecto. Y de repente una tímida sonrisa se deja ver en tu rostro, sabes? lo he pensado, me ha venido una imagen de repente al leerte, te has transformado en musa porque sí. Eres la excepción, pongamos que te lo digo, mientras de repente empiezas a ponerme atención, como cuando escribes o creas algo. Nunca hablé de nadie antes de estar. Pero tú eres ser, y muchas veces los dos verbos acaban siendo uno. Tendremos que jugar a eso de momento.

Hoy te vi cantar, puedes hacer tantas cosas que ni siquiera eres consciente de ellas. No necesitas ser malquerida por nadie, sabes? Sigue imaginando como lo haces, porque tú sola lo transformas en real. Yo recuerdo que lo comencé a hacer también por iniciativa propia. Al leerte me leo, al hallarte me hallo.

Pongamos que enciendes un cigarro que debiste fumarte mucho antes, porque ahora expulsas el humo con decisión, no dejas que se consuma en un cenicero mientras tu cabeza lo hace a la misma velocidad. Ya no.

Sabes poner punto final a las cosas.

 

Y eso me encanta. Siempre te veo entera y humilde. Y, por supuesto, SEÑORA.

Categorías:General

Aún no eres consciente

octubre 23, 2008 10 comentarios

de que enterraste mi yo

de que anulaste mi yo

de que destrozaste mi yo

de que humillaste mi yo.

No, aún no eres consciente. Y las letras se me quedan cortas, y el aliento se me congela porque soy hielo, y la penumbra de la soledad de esta misma tarde me acecha. Y no, no eres consciente, ni siquiera te has parado a pensar lo grande que es ya mi suma de horas en las que voy perdido. Pero eso nadie lo sabe nada más que yo, cuando este finde no me motive nada, cuando mañana no haya ni un puto plan que hacer, no tienes ni puta idea de lo que fue matar una vida.

Y no, aún no eres consciente, como perderme hoy el concierto de Suarez. Vuelve la Barcelona de las ausencias.

Y yo empiezo a estar hasta los huevos. Así de claro. Nunca tendrás ni puta idea. Ojalá la vida contara conmigo como yo intento contar con ella.

Categorías:General

A veces volvía a ser yo

octubre 20, 2008 6 comentarios

Este fin de semana me reconocí, en muchos aspectos, en muchos momentos, en muchas de las cosas que siempre me ha gustado hacer y pocas veces hago.

Me formulo preguntas sin parar. Por qué no lo hago? Dónde está el tupido velo que aparece sin que me de cuenta? De forma imperceptible, lo de siempre se transforma en lo de nunca y acaba siendo sustituido por lo fácil. Consumo mis fines de semana en noches de abandono a la inmensidad de un universo lleno de ron, irreal, magnificado, subjetivo. Son demasiadas semanas de sonrisas caducas, donde lo perenne ha pasado a un segundo plano, donde todo es circunstancial y no puedes controlar las reacciones de los demás frente a la imprevisibilidad de las tuyas.

Me gustaría ser yo y yo, me encantaría hacer y deshacer y reconocerme en cada una de las cosas. Como este fin de semana, donde hablaba de los de siempre, sin echar en falta a los de nunca, y es que es mejor preocuparse de los que están en vez de en los que deseas que estén.  Tragué luz, no clavos, no flores marchitas, esta vez no fueron pensamientos, fueron cosas palpables y tocadas con unas uñas que querían acariciar las nubes y el campanario de un Cadaqués que me vió volver. Todo ha cambiado, verdad? Todo menos mis deseos de compartirte con alguien especial. Perdóname por haberme equivocado de persona la otra vez que estuve.

Trataré de que no vuelva a ocurrir, perdoname por querer  precipitarme rodeado de tus calles. Eres tan bonita que no quiero nublar tu belleza con alguien banal. Solo te puedo decir que mi mejor yo estuvo ayer allí, cruzando charcos, cruzando puentes, recorriendo calles y lanzando piedras al mar. Esta vez rebotaron hasta cuatro veces.

Quien te conoce bien, normalmente, es quien menos tiempo pasa contigo de noche. A estas edades suele ocurrir.

Sentado en tus orillas miré la flor. Gracias por no moverte de ahí.

 

Categorías:General

Siempre

octubre 15, 2008 8 comentarios

…es mejor pensar que las cosas pasan por algo, o no pasan, ni tan solo se acercan a suceder. Como el día de las imagenes que duelen. A punto estoy de dar un paso que tampoco será el definitivo, porque si fuera definitivo estaría muerto. La vida es cambiar y mutar, y la incertidumbre de no saber porque no te sucede (o sí) lo que quieres.

el tiempo nos moldea al antojo de nuestro destino no escrito.

Categorías:General

Nadie te vio pasar…

octubre 9, 2008 7 comentarios

…excepto yo. Volví con otra cara, con otro coche, torciendo la glorieta que siempre me llevaba a ti. Sí, hoy volví a pisar un escenario que contempló esa función que duró tanto tiempo. Hasta gente conocida vi por la calle y, evidentemente, a tí aunque ni estuvieras allí.

Y los días pasados han moldeado las sensaciones de pena, las losas en la cabeza, las noches de ron y hiel, pero no ha sido capaz de cambiar tu ausencia. Siempre me acompaña, aunque suene paradójico. Una camarera que vi durante muchos años me observaba como si me conociera. Sí, soy yo, le decía en silencio, mientras me venían los flashes que seguramente te hayan venido en alguna ocasión.

Y es que solo sé cuánto me faltas cuando me acompañas, como hoy. Eran las siete y ventidos, como siempre, la hora de llegada o la hora de la despedida, depende del día. Recuerdo el abrigo blanco que te caracterizaba desde lejos, y tus andares con el cigarro mientras yo sujetaba el mío. Me han venido detalles tan nítidos que parecía mentira que no fuera ni consciente que los guardo.

La ciudad apenas ha cambiado, ni mis pasos sobre ella, la misma sensación, la misma ilusión ante la nada. Pensaba dónde estarían ahora los periodicos que leíamos juntos, y las cartas con las que jugamos. Todo tan claro en mi cabeza. No pensé en los últimos días, solo en los de siempre.

Yo también estuve allí tiempo, demasiado quizás, nunca lo sabré, pero hoy volví. Y estuve junto a tí. Con eso me basta.

No tengo fotos físicas de todo aquello, las tuve y desaparecieron, pero comprendí una cosa:

las mejores fotos las guardo en mi retina.

 

Esas no se pueden velar ni romper.

 

 

Suena: Buenas cosas mal dispuestas – La buena vida

Categorías:General