Archivo

Archive for 23 febrero 2007

Silencio

febrero 23, 2007 10 comentarios

No me hablas de tí, aunque dicen que callas tus silencios con besos. Ahórratelos, no vayamos a lo fácil, no quiero que la habitación se empañe de lo cómodo y visceral. No hay cabida para que me seas sincera con los ojos, no le das valor a un cruce de miradas fijas, vivas e inertes a la vez, que desconectan de lo que rodea, y que se saben cómplices. No me calmes con pasión, no quiero eso, te quiero a ti.

Pero tú no te muestras, prefieres seguir escuchando las canciones que describen mi vida, pero no la tuya, porque no lo sé, porque jamás sabré con qué estribillo lloras, ni si tus suspiros hablan el mismo idioma que mi nostalgia. Probablemente querías solucionarlo todo de aquella manera que intuías que funcionaba, te sorprendí sin hablarte, esta vez sí. Y mientras dos extraños se apoderan de nosotros y destruyen poco a poco nuestra confianza, no somos capaces de pensar que con un guiño podemos llegar a ser aquello a lo que aspirábamos cuando nos conocimos.

Saberte lejos es doloroso, pero peor es la forma banal que tienes de acercarme y acercarte. Podemos seguir sentados en estas sillas, la chimenea se apagará pronto, como lo que nos hizo especiales.

Dedicado a mi daguita, espero te guste 😉

*Suena: She Was РNi̱o y pistola

Categorías:dedicados

Alguna forma habrá…

febrero 21, 2007 6 comentarios

Alguna forma habrá de compaginar tu conciencia con lo políticamente correcto…A veces no puede ser así, y sin quererlo hay que elegir. Cuando las elecciones cuestan, porque parten, porque hacen que un trocito de ti no esté del todo a gusto, la conciencia es lo que predomina. Estos días he dormido bien, aunque se avecinaban noches verticales, como la primera que pasé desde que empecé con el dilema. No siempre la vida es fácil, pero siempre todo consiste en tomar decisiones.

Por una sonrisa tuya daría todo, por tu felicidad también, y no sería demasiado, aunque tú no creas en ello. Una vez más mis ganas de ayudar a quien realmente aprecio me han puesto en una difícil situación, pero no me importa, porque contigo fui coherente, porque miro tu foto y sonrio, porque miro tu estela, tu brillo, tu potencial, tu proyección, y es grandiosa. Puedes tener la vida que quieras tener, porque tus cualidades hacen que yo esté absolutamente encantado contigo, la promesa de hoy ha sido importante. Me alegro que así haya sucedido, y no me importa nada más.

Sonreiremos, no quiero esperar a que nos falten elementos para hacerlo, tenemos suficientes cosas alrededor para hacerlo, ¿me sigues? en alguna ocasión has dicho que lo harías…

*Suena: Alguna forma habrá – Nadadora

Categorías:Uncategorized

Por qué miramos siempre al suelo?

febrero 13, 2007 13 comentarios

Por qué miramos siempre al suelo? on Vimeo

Cabizbajo te noté. Pero yo miraba la flor, nunca apreciaste los colores vivos que tenía, porque tu ceguera te dictaba versos de melancolía. Nunca supiste levantarte y disfrutar con ese verde que sostenía tus piernas, yo aprendí a observar, a apreciar, nadie dijo que fuera fácil, pero el premio es inmenso. ¿Por qué miramos siempre al suelo? porque estamos cubiertos de tristeza, de desánimo, de limitaciones subjetivas. Cabizbajo te intuí, con la boca cerrada y la mirada perdida, pero yo miraba la flor, la que pude haber tenido mucho antes, pero que hasta ahora no supe ver que allí estaba…

El placer de apreciar las pequeñas cosas…

Gracias Eva por la mayoría de las fotos…

Categorías:Uncategorized

La carencia de lo habitual

febrero 6, 2007 11 comentarios

A veces es triste comprobar como recibes golpes porque dejas de darlo todo. Te planteas si no sería más fácil no dar ni ofrecer nunca nada y solo acostumbrarte a recibir, como hace mucha gente. Ellos no tienen el listón tan alto y, cuando dan algo, todo se magnifica y aparecen como las mejores personas del mundo.

El peligro de dar tiene como contrapartida el esperar inconscientemente e inevitablemente una respuesta recíproca. Lamentablemente no siempre es así, y la sensación de frustración aumenta. Suerte que estoy contento con lo que doy y recibo de mí mismo y con lo que pueden ofrecerme algunas personas con tan solo guiñarme un ojo. A veces una mirada o una frase es más que suficiente, no necesito grandes gestas.

Y así pasamos los días, aguantando reproches de alguna gente que es lo único que sabe dar. Sin ser perfecto, sin ser el mejor ni mucho menos, sí que la carencia de lo habitual produce respuestas desproporcionadas. Reflexionando estoy si merecería la pena ser egoísta…almenos se viviría más tranquilo seguro. No creo que lo consiga nunca, a pesar de que se empeñen que así sea.

*Mirandote a los ojos me sentí con vida

Gracias por escucharme anoche, te debo una playa, ya lo sabes

* Suena: Fito – Quique González

Categorías:Uncategorized

Me encantó que rebotaran

febrero 2, 2007 8 comentarios

Fuí niño, acariciaba esas piedras con cariño antes de lanzarlas al charco con la esperanza de que rebotaran más de una vez. Solo así era feliz, y las tormentas se esfumaban y el cielo azul contemplaba como creía aún que mis sueños eran posibles. Y yo sonreía, allí en los Alpes, en ese lago con ese chaval que quiso competir conmigo…

Hoy recordé esa escena, y brillaron mis ojos, escenas de mi otra vida que surgen cuando menos lo esperas. Me pienso, me busco, me encuentro, en este instante he sido feliz. La posibilidad de que hayais entendido lo que he querido transmitir en esa conversación me ilusiona, a las dos os lo he contado, hay cosas muy simples que nos hacen sumergirnos en un mundo calmado, como las pompas de jabón. Y soplaría con fuerza y rápido, pero estallarían desapareciendo sin dejar rastro. No quiero que eso pase, los cimientos están puestos, y yo tengo la esperanza de que las piedras se transformaran en burbujas que rebotarán también, como aquella tarde de cascadas y lagos. De descubrir se trata, de explorar se trata, y no dejaré de soplar ni de lanzar, porque es lo que tiñe de verde mi esperanza negra. Juguetearemos con la arena, vibrarán las cuerdas, miraremos un horizonte mental que hará que un aire fresco invada nuestra melancolía nunca entendida por los demás. Cadaqués está hecho de jabón y también se elevara con nosotros, mientras tomamos un colacao. Quería hacerte cómplice de lo mío, por eso somos tándem…

No quiero acabarme, aún siento que tengo mucho por lo que soplar, quiero que algún escenario vea como estoy en lo más alto a pesar de que intentaron que no fuera así. Me pienso cada noche y veo que me rodeais con cariño, cierro los ojos sonriendo…No te preocupes, miraré a la luna cuantas veces sean necesarias y les diré a todos que han de ser felices, desde la distancia sé que tú lo haces…

Buenos días tristeza, que pases un buen día sin mí.

*Suena: Me encanta el Madrid que nos ha visto querernos

Categorías:Uncategorized