Archivo

Archive for 25 enero 2010

Yes, we can

enero 25, 2010 3 comentarios

Mi capacidad de autodestrucción es enorme, últimamente lo compruebo demasiadas veces para mi gusto. El eje del mal había hecho mella en mí cuando sudaba y apena podía abrir los ojos al compás de aquella canción de Vampire Weekend que sonaba en ese momento. Yo cantaba con mi soledad, con síntomas evidentes de que me habían vuelto a ganar, muy fácil en los tiempos que corren.

Siento equivocarme contigo cuando estoy así, siento depositar mi rabia en sms que nunca debí escribir, que nunca debí pensar. No sabes cuánto siento mis reacciones de niño inmaduro cuando se requiere de mí todo lo contrario. No es culpa de nadie que me toque estar solo en los momentos que menos lo necesito, pero me ciega la impotencia, siempre quise tenerlo todo controlado y usar mi autoexigencia para ello.

Lo importante de tí no es que estés en mi corazón, es la forma en que estás, y me avergüenzo cada día un poco más cuando actúo de esa manera tan deplorable. Me demuestras una y otra vez muchas cosas y no puedo más que decirte: muchas gracias. No estoy en muy buena época para demostrar cosas, pero es evidente que te has convertido en alguien muy importante para mí, espero alguna vez saber hacerte notar cuánto lo eres.

Y te llevo cuando estoy en el trabajo, cuando compongo una canción, cuando veo algo que sé que te gusta y me encantaría enseñarte, cuando veo paisajes impresionantes a los que me gustaría ir contigo. Y te llevo, y ese llevarte se me vuelve muchas veces en contra, pero solo la idea de que un día no estés me aterra.

Me daba mucho miedo todo este tiempo pronunciar el verbo “necesitar”, pero ahora no puedo más que hacerlo, y es cierto, crees que muchas veces actúas mal, o crees que muchas veces no estás a la altura de muchas cosas. Pero yo, sinceramente, creo que eres una mujer de los pies a la cabeza a la que tengo la suerte de poder disfrutar.

Eres de lo más bonito que me ha pasado últimamente, no quiero volver a hacerte víctima de mis iras que nada tienen que ver contigo.

Perdóname, perdóname de nuevo, un día podrás darte cuenta que tengo mejor corazón del que muestro.

Con toda mi sinceridad: muchas gracias, escribiéndote es la única manera ahora mismo de decirte cuánto eres.

Yes, we can. Estoy convencido de ello.

Suena: Cenicienta – Carlos Siles

Anuncios
Categorías:General

Jaulas que caducan

enero 13, 2010 4 comentarios

Es sorprendente la facilidad que tenemos para encerrarnos en la jaula más grande del voladero. Es sorprendente como nos dotamos de supuestos principios que creemos que nos protegen y que simplemente son dañinos. Acotamos tanto nuestros actos y nuestra vida en base a ellos que nos impiden dar pasos hacia adelante.

Una lástima cuando lo aplicas a trenes y sucesos que la vida te pone delante y que desechas en un segundo. Estoy experimentando, después de estar aprisionado dentro de mí, lo rico que soy, la cantidad de matices que tengo, la versatilidad y flexibilidad de lo que ofrezco y la riqueza de mis pensamientos. Después de un episodio duro, he comprendido que asumir tu propio control es tan importante que no puedes entender tu existencia sin él.

Mi potencial es grande, mi atrevimiento aún más, estaba incluso llegando a perder la capacidad de conversar por una baja autoestima que no hace más que permitir que mis días se pasen sin ton ni son. El pasado, ese gran carcelero que te nubla y condiciona el presente. El presente: ese gran conjunto de cosas buenas y malas que puede anularte dependiendo de donde se incline la balanza. El futuro: el desconocido que puede presionarte dependiendo de tus prisas, falsos objetivos y anhelos…

La jaula se ha roto, mis alas están volando, ha llegado el 2010 y con él una bocanada de aire fresco. Lo siento, soy como soy y voy a actuar en consecuencia, aunque a tí te pese y a mis fantasmas también.

A veces no somos tanto lo que hacemos, somos más aquello que no nos atrevemos a hacer.

Te siento tanto como me siento, pero al final he de prevalecer yo.

Suena: Elixir de juventud – Antonio Vega

Categorías:General

Esta vez sin ron ni hiel

enero 1, 2010 2 comentarios

Pretender ser lo que no eres pasa factura. Y yo no soy de fines de año, y esta vez tampoco estaba preparado, aunque por otras razones. Meter excusas baratas no es mi estilo, pero el contexto lo requería. Todo tiene una explicación que tarde o temprano verá la luz. Es curioso, esta vez no voy a embriagarme, no quiero embriagarme por nada ni por nadie, me merezco a mi, por encima de todo…

Pero ya no tengo 17 años, creo que a mi edad es mucho más coherente pasar un fin de año más tranquilo, con amigos, sí, pero sin necesidad de fiestas. Me gustaría mucho haber hablado con todos y cada uno de vosotros. Allí era imposible. No soy pasta de la banalización, no quiero echar a perder una noche tan especial, para eso ya tengo cualquier sábado.

El día que vuelva a conseguir eso quizás comience a ser feliz. De momento soy incapaz de estar de una manera por la tarde y, por la noche, ser el más fiestero del mundo como si no hubiera pasado nada. Yo no.

Todo lo que he escrito desde ayer sería incoherente si esta noche la uso para la fiesta padre. No solo me quedo en las palabras. Que buena está esta cervecita, ^^

Ya hablaremos. Feliz año.

Categorías:General