Archivo

Archive for 27 marzo 2007

Arrebato…

marzo 27, 2007 10 comentarios

Con mirarme a los ojos, solo con eso pudiste hacer que me sintiera único. Con sonreirme, con simplemente saber ser tú. Y yo no quise mirar atrás, no permití que esto desapareciera, no he de borrar nada, los tachones los quise dejar en un segundo plano. Y ahora, dejé que tu esencia entrara en mi alma, sigilosa, pero implantando unos cimientos celestes, suaves y especiales. No quiero destruir las mil y unas sensaciones que tengo al pensar en ello, no tengo porqué, y no quiero que nadie deje de verlo especial, porque lo es, porque lo siento, y con mi mudez no puedo esconderlo.

Quiero cantar los más bellos estribillos sin límite, quiero gritar lo que siento y que el eco retumbe en todas las colinas donde yacen los sentimientos. Y quiero que aflore, y corra, y choque con fuerza en mi mente. Y quiero lanzar todas las piedras que pueda al charco sabiendo que van a rebotar más de una vez. Porque esto no es algo malo, porque esto no es un tabú, porque la humedad de las lágrimas que nunca contuve desaparece de mi alma al escribir esto. Y soy feliz, porque soy humano y porque siento. No apagaré esta llama, porque esta llama me hace sonreir al despertar, aunque tú no estés aquí…

Anuncios
Categorías:Uncategorized

Música

marzo 18, 2007 12 comentarios

Cantar “Jesús”, fue increíble. Necesitaba una noche como la de este sábado, y volviendo al Salamandra, escenario que me ha visto siempre fuerte, que me genera la vitalidad necesaria para pasar grandes noches como la de ayer.

Y no me importaba estar solo en la tarima, y no me importaba todo lo acontecido días atras. Solo sé que la música para mí es esencial, y cuando se dibujan momentos mágicos, siempre está presente en mí. Los problemas se transformaron en felicidad con cada estrofa que desgranaba mi garganta. Y la sensación que entra cuando gente desconocida se une para cantar “pesadilla en el parque de atracciones” o “de viaje” es simplemente maravillosa. Y muchos nos empeñamos en auto-destruirnos los sueños, pero con momentos así te das cuenta de que salir por la tangente es la mejor medicina a tu dolor acumulado, a tu tristeza involuntaria y a tu malestar subjetivo, porque al fin y al cabo, todo depende de tu cabeza, y nada más que de ella.

Anoche volví, simplemente eso, pero a veces cuesta mucho…Demasiado para las cualidades que cada uno tenemos y se nos ven anuladas en muchas ocasiones…

Cantad, disfrutad de esos momentos, da mucha rabia cuando ves el tiempo perdido…

Categorías:Uncategorized

La discontinuidad de los buenos momentos…

marzo 12, 2007 9 comentarios

Hoy me he vuelto a levantar, la nada de nuevo me ha dado los buenos días, como siempre, como cada día de esos que nadie ve. Mi cupo de 8 horas ha pasado, y no podía volver a mi casa. Hoy me hubiera gustado charlar con alguien, pero he encontrado a nadie por respuesta. Y mientras caminaba sin saber donde, veía a la gente. Personas sentadas en bancos leyendo, caras sonrientes que mantenían conversaciones a la par que se dirigían a un lugar que nunca adivinaré, una vida rutinaria que les hace estar cómodos, a muchos de ellos. Y yo no miraba hacia ningún sitio y hacia todos a la vez, porque no tenía una marcha clara, no sabía donde ir, pero mis pies andaban…

Este fin de semana me ha devuelto a mí, ha salido mi yo completo, nadie lo había visto del todo, y no quería que cogieras frío no, porque el frío se siente de una manera absolutamente triste, por eso te arropé, almenos mientras esté cerca lo intentaré. Sin saber muy bien que es lo que yo mismo espero de mí, sin saber muy bien hacía donde voy a ir, dando paseos sin rumbo fijo que alimentan mi vacío permanente, lo intentaré, porque si alguien no puede parar de llorar en el día de hoy, ese soy yo. Y me encantó coger esa manta, pero era tarde para echar la lágrima, muy tarde, no quise hacerlo aunque quizás me hubiera encantado que tú la vieras. Sonreímos, lo hicimos, aunque fuera durante treinta segundos. He vuelto sabiendo que al otro lado de la ría alguien sabe completamente escucharme. No dudes que yo lo he hecho todas las veces que he podido. Y estuve en un escenario donde se hablaba de fe, y con alguien que me devuelve la fe en las personas, con alguien cuya ternura traspasa las fronteras de mi propia tristeza, y me fascina, porque se intuye la fuerza que a mi ya no me acompaña.

“Tiempos modernos”, así acabó ese día, y aún salieron algunas carcajadas. Me encantó. Las lágrimas no paran de salir, ahora ya no hay vuelta atrás…Y es que los momentos geniales son discontinuos, se echa de menos esé café que se podría tomar por las tardes, mucho se echa de menos…

Y el egoísmo es bueno, y más si se es capaz de dar y ofrecer tantas cosas al mismo tiempo…

*Suena: Si está bien – Los planetas

Categorías:dedicados

Me regalé una estrella…

marzo 4, 2007 11 comentarios

Cielo estrellado, ¿viste el horizonte? Imposible, se confundía todo, teñido de negro, pero hermoso. Las 00:20 de la noche, no veía maldad, no veía problemas. Y sentado casi un año después de todo, con la calma y la hermosura de los paisajes inertes, un eclipse de luna que volvió a darme respuestas a preguntas nunca formuladas, a susurros que nunca escuché, a alientos que se retiran, a penas dibujadas con tinta negra, invisibles en ese cielo nocturno. Y la palabra melancolía nunca tuvo cabida en todo eso, me regalé una estrella, porque no hay razones para que te retiren ilusiones, para que te arrebaten fuerza, “ojalá estuvieras aquí” pensé, pero tu rostro dibujado en el paisaje no se veía, no pude ver quien eras, porque no me dejaba la oscuridad atenuada por una luna llena que quedó tapada, como mi tristeza en ese momento.

Quise notar tu presencia, pero es evidente que no pensábamos de la misma manera en ese momento, algo especial que ocurre casi cada 30 años pasó desapercibido para nosotros, pero no para mí. Y escuchaba ecos de sucesos pasados que destellaban entre las ramas de los árboles que se aposentaban en los acantilados, intenté fotografiar el negro que mi mente pintó de colores, pero fue imposible, mi cámara no deja entrar la luz tanto como mi cerebro.

Y a pesar de que faltaste, mi pupila dilatada pudo ver mucho más que tú, porque lo que nos ha hecho especiales sigue ahí, al alcance, por mucho que quieran tapar a la luna, por mucho que el destino se empeñe en lijar mi alma, no podrá quitarme la esperanza, la ilusión, y la bondad…

Nunca sabrás como pudo haber sido, estoy seguro que te hubiera encantado, pero el compartir está herido…

*SUENA: Preg̼ntame ma̱ana РNadadora

Categorías:Uncategorized

Un lugar encendido…

marzo 1, 2007 8 comentarios

Porque me apetece, simplemente, poner esta canción…

Hoy guardo silencio y dejo que hable la música.

Categorías:Uncategorized