Archivo

Archive for the ‘dedicados’ Category

Sueños en sol mayor

mayo 2, 2007 7 comentarios

More than words? probablemente la hubiera conseguido tocar mejor pero… y que más da? si el sentimiento que tenemos por la música arregló cualquier carencia. Y sentados en una arena que traía consigo la paz siempre agradecida ante una época de incertidumbre, cantábamos, aunque fuera en voz baja, aunque yo me equivocara, pero cantábamos. Y vimos que quizás el silencio de las olas podría traer respuestas al siempre clásico tema de no saber qué hacer con nuestra vida. ¿Te gustó aquello? espero que sí, para mi fue uno de los mejores momentos de todo el puente, aunque han habido muchos otros. Pero el placer de adorar el silencio en un tiempo de mucho ruido es algo que valoro muchísimo. Y las notas seguían sonando, y bien que sonaban, aunque dijeras que tu guitarra estaba hecha polvo.

Luego vinieron las fotos, todo fue perfecto, han salido muy chulas, como ese instante, como esa tarde. Fumé poco, la música me puede, a ti también, lo he podido comprobar. Creo que volví diferente después de ese momento, más fuerte, quizás más relajado de todo. Momentos, es la palabra mágica que todos buscamos, pero hay que estar ahí para encontrarlos. Si no te tienes, no los tienes, aunque te empeñes en soñarlos, en alcanzarlos, sin extender la mano no se llegan a tocar.

Y todo se cubrió de arena, y construimos sueños en sol mayor. Hay un bombazo pendiente, todo mi empeño estará puesto en que se materialice, todas mis ganas, cuento contigo, porque tenemos esa vidilla que muchas veces falta. Confío en explotarla, podemos llegar a hacer ese tipo de cosas que todos sueñan, nosotros también.

Ahora pocas cosas me podrán parar ya…se acercan días de compartir, de sentir, de escuchar y de ver. Se acercan los festivales…

*Suena: Plug in Baby – Muse.

Categorías:dedicados

La discontinuidad de los buenos momentos…

marzo 12, 2007 9 comentarios

Hoy me he vuelto a levantar, la nada de nuevo me ha dado los buenos días, como siempre, como cada día de esos que nadie ve. Mi cupo de 8 horas ha pasado, y no podía volver a mi casa. Hoy me hubiera gustado charlar con alguien, pero he encontrado a nadie por respuesta. Y mientras caminaba sin saber donde, veía a la gente. Personas sentadas en bancos leyendo, caras sonrientes que mantenían conversaciones a la par que se dirigían a un lugar que nunca adivinaré, una vida rutinaria que les hace estar cómodos, a muchos de ellos. Y yo no miraba hacia ningún sitio y hacia todos a la vez, porque no tenía una marcha clara, no sabía donde ir, pero mis pies andaban…

Este fin de semana me ha devuelto a mí, ha salido mi yo completo, nadie lo había visto del todo, y no quería que cogieras frío no, porque el frío se siente de una manera absolutamente triste, por eso te arropé, almenos mientras esté cerca lo intentaré. Sin saber muy bien que es lo que yo mismo espero de mí, sin saber muy bien hacía donde voy a ir, dando paseos sin rumbo fijo que alimentan mi vacío permanente, lo intentaré, porque si alguien no puede parar de llorar en el día de hoy, ese soy yo. Y me encantó coger esa manta, pero era tarde para echar la lágrima, muy tarde, no quise hacerlo aunque quizás me hubiera encantado que tú la vieras. Sonreímos, lo hicimos, aunque fuera durante treinta segundos. He vuelto sabiendo que al otro lado de la ría alguien sabe completamente escucharme. No dudes que yo lo he hecho todas las veces que he podido. Y estuve en un escenario donde se hablaba de fe, y con alguien que me devuelve la fe en las personas, con alguien cuya ternura traspasa las fronteras de mi propia tristeza, y me fascina, porque se intuye la fuerza que a mi ya no me acompaña.

“Tiempos modernos”, así acabó ese día, y aún salieron algunas carcajadas. Me encantó. Las lágrimas no paran de salir, ahora ya no hay vuelta atrás…Y es que los momentos geniales son discontinuos, se echa de menos esé café que se podría tomar por las tardes, mucho se echa de menos…

Y el egoísmo es bueno, y más si se es capaz de dar y ofrecer tantas cosas al mismo tiempo…

*Suena: Si está bien – Los planetas

Categorías:dedicados

Silencio

febrero 23, 2007 10 comentarios

No me hablas de tí, aunque dicen que callas tus silencios con besos. Ahórratelos, no vayamos a lo fácil, no quiero que la habitación se empañe de lo cómodo y visceral. No hay cabida para que me seas sincera con los ojos, no le das valor a un cruce de miradas fijas, vivas e inertes a la vez, que desconectan de lo que rodea, y que se saben cómplices. No me calmes con pasión, no quiero eso, te quiero a ti.

Pero tú no te muestras, prefieres seguir escuchando las canciones que describen mi vida, pero no la tuya, porque no lo sé, porque jamás sabré con qué estribillo lloras, ni si tus suspiros hablan el mismo idioma que mi nostalgia. Probablemente querías solucionarlo todo de aquella manera que intuías que funcionaba, te sorprendí sin hablarte, esta vez sí. Y mientras dos extraños se apoderan de nosotros y destruyen poco a poco nuestra confianza, no somos capaces de pensar que con un guiño podemos llegar a ser aquello a lo que aspirábamos cuando nos conocimos.

Saberte lejos es doloroso, pero peor es la forma banal que tienes de acercarme y acercarte. Podemos seguir sentados en estas sillas, la chimenea se apagará pronto, como lo que nos hizo especiales.

Dedicado a mi daguita, espero te guste 😉

*Suena: She Was РNi̱o y pistola

Categorías:dedicados

Bailando en tu mundo…

enero 29, 2007 10 comentarios

“My way” sonaba en el piano en el momento de las frases profundas. Pintadas en la pared y decorando ese bar. Las miramos, las comentamos, fue a tu vuelta, después de que me dejaras momentaneamente solo en el primer momento de reflexión después de tu encuentro.

Y mi sueño de Malasaña se tíñó de negro igual que nuestros labios después de probar una sangría detrás de otra. Mis ganas de que bailaramos se quedaron en un “quiero y no puedo” por ambas partes. Pero no me importó, porque acabé bailando contigo, acabé bailando en tu mundo. Y me mirabas en la Puerta del Sol y me decías que no me fuera, y yo vi tu mirada, aquella que decía tanto, con esos ojos cansados de un llanto, abatidos por la impotencia, prisioneros sin ser culpables, anclados con unas cadenas que te impedían respirar hondo y ser feliz. Te descubrí, y me dejaste que lo hiciera, y para nada me fastidiaste la noche, porqué yo bailé contigo, porque juntos condujimos esa situación, porque amigos de un sueño imaginario yo quise que fueras libre, que volaras, que te convirtieras en hada blanca. Espero haberte transmitido todo lo que pretendí. La turbiedad de una borrachera que ambos quisimos nos hizo cómplices, jamás quise abandonarte allí, jamás hubiera podido hacerlo, porque quería que me premiaras con sonrisas, con abrazos, con miradas, tal como lo hiciste.

Y me vuelvo con una parte de tí que me emocionó igual que lo hizo la primera frase que leí tuya, hace ya algunos meses. Y repetiría ese encuentro tantas veces como fuera necesario, porque en esos instantes me ganaste. Por encima de los buenos y malos momentos estan las personas, y tú en eso de ser persona y de ser humana tienes el baile muy bien aprendido, y en tu mundo yo me sentí cómplice, y eso no puede suplirlo el Garagesónico. Sólo espero que te acuerdes de mis palabras, por si alguna vez te sirven. Vine a Madrid con la ilusión de encontrarte, y volveré con la misma ilusión para seguir compartiendo mucho más, no te quepa duda. En mi mente recuerdo las miradas y solo por eso ya fuí ángel…

Si por mi fuera, nos hubieran dado las uvas con ese abrazo en la Puerta del Sol…El puerto de Barcelona de noche es precioso, espero que algún día me des la razón…

Categorías:dedicados

Las nueve menos cuarto…

diciembre 15, 2006 12 comentarios

Sin croquis, no hizo falta, solo bastó tomar ese café en tu primera vez en un Starbucks. No hubo lugar para los nervios, ni para los silencios, me encontré con la reencarnación de esa persona que en su día intuí que era interesante, recuerdas? Hay veces en que las horas se transforman en minutos, hoy sucedió, y con una sonrisa complaciente ante ese fenómeno nos levantamos de la mesa sabiendo que el tiempo se había acabado, muy rápido, pero muy aprovechado. El placer de la escucha, el amar las cosas cotidianas, el tocar lo delicado, con la frescura y la seguridad que allí se respiraba es una de las cosas que más valoro.

Transmites energía, transmites fuerza, transmites optimismo ante las cosas, es increíble tu elegancia explicando, tú no te puedes ver a ti misma, pero yo me he fascinado confirmando aquello que ya sabía. Hiciste que no mirara el reloj en todo el rato, difícil en mí, esclavo del tiempo. Han quedado cosas que contar, no siempre sucede, pero te debo una invitación en el interior de algún bar que acoja nuestras palabras. Llevamos ya muchas horas de conversación, nunca demasiadas, atrás han quedado grandes momentos, emociones a flor de piel, el compartir nuestras vivencias, es fresco, es sano, es grande. Igual hasta ya mismo soy capaz de tirar un dado ante la atenta mirada del máster, creo que todo esto puede aportarnos buenos episodios que están por llegar.

Y dieron las nueve menos cuarto, pero estoy convencido de que volverán a ser las seis y media. Tendremos que poner otra vez el reloj a cero, pasará rápido igual, pero esta vez podré enseñarte fotos yo también a ti. Lástima, no nos hicimos ninguna, pero no hay prisa, ya saldrá el flash…

Categorías:dedicados

Tienes un color especial…

noviembre 6, 2006 11 comentarios

Sonreías, me encantó. A pesar de lo que explicábamos tú sonreías y yo me estaba llenando de algo que necesitaba desde hacía tiempo. Todo fue sencillo, espontáneo y real, y mientras desgránabamos los temas uno a uno, tú transmitías calma. Me encantó como sabes ver el origen de los problemas, me has dado mucho estas dos tardes, “aunque tú no lo sepas”. Y mientras Ferreiro iba cantando las canciones que nos gustan, yo iba descubriendo a alguien sencillo y que me ha abierto las puertas de su cotidianeidad. Tú te preocupabas por lo que hacíamos el sábado tarde, a mi me pareció sencillamente genial que te mostraras y me enseñaras tu entorno, y es que la patilla de las gafas se rompió y cayó al suelo, pero es que el encuentro se produjo con demasiadas ganas, fue una señal inequívoca de que ibas a tener un color especial.

Me dijiste una vez que era tus pies en el suelo, no sabes lo bien que estuve tomando esas cervezas contigo. He vuelto feliz por ver que la vida me ha hecho cruzarme contigo y se produjo en un momento donde te necesitaba porque han sido demasiadas palabras dichas todos los días hasta la madrugada, llamadas donde han habido momentos duros, me ha gustado ese apoyo que has buscado en mi y que yo he encontrado en ti, ahora ya puedo ponerle imágenes a nuestras conversaciones, ahora ya puedo ver a alguien con un especial encanto. Y deja de preocuparte de lo banal, el sábado te lo dije, porque tienes demasiadas cualidades como para presionarte con algo que, sinceramente, jamás he compartido cuando lo has dicho.

Ha sido genial, sinceramente creo que me estoy quedando corto con este post, estoy con sueño y he dormido bastante mal, pero quería decirtelo ya. Y por último comentarte que yo sí he mirado tus manos estos dos días, y muchas veces…

**Te lo dedico porque sabía que necesitaría hacerlo, espero nos veamos pronto

Categorías:dedicados

Cuestiones varias…

agosto 22, 2006 9 comentarios

Por invitación de Rita voy a responder a un cuestionario que me ha sido enviado…

¿Cuánto tiempo llevas blogueando?

Empecé colaborando en treinta y tantos y desde abril me lo monté por mi cuenta en solitario. Aprovecho para decir que me he abierto un buzznet donde voy colgando varias y diversas fotos.

¿Cómo te enteraste de la existencia de los Blogs y empezaste a bloguear?

Ya he respondido arriba a esa pregunta. Mi amiguito del treinta y tantos me vició.

Dime cinco Blogs que sigas a diario o con mucha frecuencia:

Pues si veis mis enlaces, esos los leo a diarios. Aparte tengo muchos más que pondré en mis enlaces un día de estos.

¿Eres lector anónimo de algún Blog?

No, siempre comento.

¿Algunos autores que te despierten especial simpatía?


En especial Alba, es mi bloguera preferida actualmente.

¿Qué blogs consideras de mayor calidad?


Arriba mismo acabo de contestar. También me gusta el de Quizá. Y todos los enlaces que tengo, por supuesto.

¿Con qué cinco blogueros te irías de borrachera?

Con cualquiera que se preste a ello. Para eso estan las personas, para conocerse y pasarlo bien.

¿Con qué tres blogueros pasarías una noche de locura sexual?


Con ninguno, lo que si que pasaría son noches de locura a secas, hay varios candidatos.

¿Te has enamorado alguna vez de un bloguero?


De sus posts sí, y muchas veces no solo una. 

¿Y has conocido a uno más allá del teclado?
A varios.

¿Estás satisfecho con tu blog?


Mucho, me ha servido enormemente y me sigue gustando lo que escribo.

 

Y, por último, elige entre 3 y 5 blogueros para que contesten a estas preguntas en sus Blogs.
Pos…. elijo a….. Halsito, Alba y Ainhoa

 

Saludos a todos!
 

Categorías:dedicados

Ruinas divinas…

julio 30, 2006 4 comentarios

Siempre fue así. Las ruinas son siempre admiradas por todos y ahora no va a ser una excepción, cuando se cierran los ojos para intentar apartar los escombros que supusieron la pérdida de un todo se demuestra entereza y fortaleza, y la clave no es girar la cabeza y ver siluetas difuminadas de deseos no satisfechos.

Cuando las ruinas son divinas, como es tu caso, todo se incrementa y hace que los que estamos alrededor despertemos como poco un sentimiento de admiración. Han sido buenas charlas y ahora quería escribirte estas palabras para que las recuerdes cuando estés en la playa escuchando al “hombre del traje gris”. Ayer volví a oirlo con una canción que hablaba de abril, ya sabes cuál es, en esto somos clones.

Por último decirte que cada papel que se arranca del libro de nuestra vida da cabida a otro nuevo por escribir, a lo mejor un día no estamos inspirados, pero tarde o temprano todos leerán allí párrafos que no esperabas ni tú. Voy a ir a comer, ya me he vaciado escribiendo.

Categorías:dedicados

A vosotros…

julio 19, 2006 14 comentarios

Y, evidentemente, no podíais faltar en mi blog. Vosotros, los que me veis comer, los que me veis saltar, los que veis mis noches, los que me veis equivocarme, los que me veis feliz, los que me veis triste, los que me veis sufrir, los que me veis alegre, los que dais pie a que me comparta con vosotros. Si, sois vosotros los que sabeis y conoceis y vivís todo lo que me pasa. Es una suerte poder siempre tocaros el hombro a cada uno y recibir ese aliento que a veces tanta falta me hace. Una vez será en un bar, otra vez será en la playa, otra será en una casa, será comiendo, jugando, brindando con vasos medio llenos, cantando… Allí estais y os lo agradezco.

La mitad de este blog sucede porque vosotros estais ahí y me alegro sinceramente. Tú, tú, tú, tú, tú y, por supuesto tú.

Y contigo acabo, chica de la lista de virtudes, es una suerte haber podido comprobar como me equivoqué y me siento especialmente satisfecho de ir construyendo cimientos contigo. No te preocupes de como sales en las fotos, para mi estás ahí y sales genial. La próxima vez cantaremos 20 en lugar de 10. No importa quien saque más puntos, yo ya he ganado…

Categorías:dedicados

Miradas…

julio 18, 2006 9 comentarios

Pueden ser de muchas maneras, pero allí se paró todo. Esa mirada traspasó el vagón del tren que costó coger, del tren que nos devolvía a lo de siempre. No pude verlo marchar, tuve que subir escaleras arriba, no quería dedicar una lágrima a unos de los momentos más mágicos que he tenido. Y fue así, y al mirarte a los ojos una vez más pude escuchar todo lo que tus pupilas me decían, una mezcla de ilusión por el hoy e incertidumbre ante el inminente retorno al ayer. Pero tú miraste de una forma que sólo yo pude interpretar y ahí vi y entendí todos los abrazos y besos dados hasta ese momento.

Esa mirada tuya y esa mirada mía pararon los temores más fuertes, los dolores más intensos y ahí estábamos tú y yo en ese andén y yo me preguntaba cuando volvería a entrar a la estación para buscarte, para entrar por la puerta opuesta a donde estabas, para verte venir con esa sonrisa grande y con ese impulso con el que me diste el primer abrazo de la noche. Por eso no pude ver partir el tren, no pude ver que te volvías a alejar.

Ahora vuelvo al dia a dia pensando sin cesar en esa mirada, en tus ojos, como siempre me pasó. Volviendo a preguntarme donde está lo que nos hace separarnos y dónde está lo que nos hace vivir momentos mágicos estando juntos. Yo me sentí especial ese sábado, lo volviste a conseguir de mí, no pude contenerme esa tarde y tuve que salir de casa, pensando en que cada segundo ese tren se iba alejando unos metros. Pero ahora te noto cerca, no se bien porqué pero te noto más cerca.

Ahora recuerdo mi post de “Se me olvidó vivir” y ya puedo decir que le he puesto cara a la chica desconocida, aquélla que se iba a sentar en la terraza del desorden a compartir momentos increíbles conmigo, eso te dijo mi mirada, eso quise que vieras, eso quise que notaras. Me mereces la pena, me lo mereces, si no mis ojos no te lo hubieran dicho al partir…

Categorías:dedicados