Archivo

Archive for 30 julio 2006

Donde me lleven las vías…

julio 30, 2006 16 comentarios

Mañana subiré a un tren y me alejaré del entorno. Mañana iré buscando esa experiencia que necesito para salir de las paredes en las que quedé atrapado un día de forma inesperada. Mañana marcharé y dejaré atrás muchas cosas. Cada metro que avance el tren supondrá un poco más de libertad y de autoreafirmación de que puedo hacerlo, de que mi vida está aposentandose sobre cimientos reales y fuertes, mañana me abandonaré a la suerte y me iré a donde me lleven las vías.

Volveré y lo compartiré con vosotros, como siempre, ahora el blog permanecerá 15 días sin actualizarse, aunque si lo deseais podeis dejar comentarios y podeis explicar lo que querais, yo echaré de menos vuestro feedback, espero reencontraros a mi vuelta.

Ahora ya es tarde para no querer hacer cosas, para no querer romper las cadenas que un día me dijeron que mi vida se había destrozado, para nada, ni mucho menos, voy a ver lugares que no he visto y eso es construir, eso es compartir y eso es vivir. Una cosa más importante que el viaje en sí es el tener ganas de hacerlo, fundamental.

Espero que vosotros tengais un feliz verano y espero teneros aquí de nuevo, a partir del dia 16 seguiré escribiendo. Un abrazo fuerte a tod@s

Categorías:Uncategorized

Ruinas divinas…

julio 30, 2006 4 comentarios

Siempre fue así. Las ruinas son siempre admiradas por todos y ahora no va a ser una excepción, cuando se cierran los ojos para intentar apartar los escombros que supusieron la pérdida de un todo se demuestra entereza y fortaleza, y la clave no es girar la cabeza y ver siluetas difuminadas de deseos no satisfechos.

Cuando las ruinas son divinas, como es tu caso, todo se incrementa y hace que los que estamos alrededor despertemos como poco un sentimiento de admiración. Han sido buenas charlas y ahora quería escribirte estas palabras para que las recuerdes cuando estés en la playa escuchando al “hombre del traje gris”. Ayer volví a oirlo con una canción que hablaba de abril, ya sabes cuál es, en esto somos clones.

Por último decirte que cada papel que se arranca del libro de nuestra vida da cabida a otro nuevo por escribir, a lo mejor un día no estamos inspirados, pero tarde o temprano todos leerán allí párrafos que no esperabas ni tú. Voy a ir a comer, ya me he vaciado escribiendo.

Categorías:dedicados

Poemas de antaño en agendas olvidadas…

julio 27, 2006 7 comentarios

Sé que un día abriste una agenda de COU y sé que un día guardaste todos esos recuerdos de una etapa de tu vida en un armario. Pero conozco todo eso hoy, me sorprendió que lo conservaras todo y me sorprende cada vez que hablamos de cosas pasadas que tenía tan olvidadas que creía que nunca existieron. Ayer volví a ver aceras y calles que enmarcaban la vida que tenía hace mucho. Recuerdo que vimos un bar donde un día entre semana bebíamos cervezas, aún no sé que hacíamos allí, pero estuvimos una vez. Otro día recordamos la noche que nos subimos encima de dos tablas o cuando aparecimos por L’Hospitalet con ganas de comernos el mundo.

Sé que tarde o temprano vas a entrar por el blog y quería darte la bienvenida con un post dedicado a ti, hemos pasado ambos por un mal trago pero es bonito ver que hemos vuelto a encontrarnos y a compartir vivencias, es algo que siempre hicimos y que no ha cambiado. Ahora nuestra vida es un conjunto de anécdotas donde buscamos aire cómplice, oxígeno que nos de bienestar, plenitud y alegría. Nunca una mala cara y siempre largas conversaciones, ayer mismo se nos pasó la hora sin querer y tuvimos que posponer todo lo que queda por decir (que siempre es mucho) para otro día.

Pero me hizo mucha gracia saber que tenías todo esto guardado. Son testimonios de una vida pasada que nos divertía y que hacía que pasáramos las horas entre risas y bolsas de pipas. Pequeñas cosas que nos hacen sentir vivos y que recuerdan que no todo lo que sucede es doloroso. La próxima vez pedimos dos platos en vez de cuatro, tenemos que volver a casa andando 😉

Categorías:Uncategorized

A quién?

julio 25, 2006 7 comentarios

A quién le ofreceré todas las caracolas recogidas en la arena? A quién le haré participe de mis deseos e ilusiones con el fin de que me potencie las ganas de ser yo? A quién esperaré en el portal cuando salga del trabajo? A quién llamaré por las noches desde la soledad de mi habitación con el objetivo de encontrar esa voz que me diga que no me preocupe, que puedo contar con ella?

Las sensaciones van y vienen y son sólo mías, no nuestras. Cuántas veces diré “te quiero” con la mirada y con mi voz? Cuántas veces podré hacerlo? Cuántas veces nuestros ojos no podrán mirarse porque no estamos frente a frente? Cuántas veces no podremos soñar con nuestra complicidad forjada a base de confianza y de sinceridad? Cuántos momentos se perderán en mis sueños sin poderlos sacar de mi mente? Cuántos se han perdido ya? Cuántos podrían haber sucedido realmente sólo con un simple susurro?

He colgado el teléfono, no más llamadas perdidas, ya descubriré esos ojos en cualquier avenida.

Categorías:Uncategorized

No eché en falta…

julio 23, 2006 6 comentarios

La noche caía y una sensación de paz venía, estaba oscuro, es cierto, pero demasiado claro todo como para no saber que era una de esas noches donde no añoraría a nadie. Y me sirvieron de mucho las risas compartidas con la complicidad emergente que proyectais en mí, y cierto es que todo lo difícil se ha vuelto más sencillo, sobretodo al producirse escalofríos en mí al mirar la montaña de la luz parpadeante. Lo hice muchas veces mientras os regalaba mi alegría, mis risas y todo lo que estoy recuperando de mi. La sensación de libertad fue grande y me siento bien.

Y no eché en falta a nadie, porque incluso a mediodía compartí unos minutos contigo y te hice participe de mi estancia en ese hotel rural. La luz de la piscina inspiraba una noche de armónicos y sucesión de acordes que sonaban con la misma limpieza que mis sentimientos actuales. Me siento bien conmigo y contento por verme reflejado en mí. Esa tranquilidad ruidosa de las canciones que tocamos fue importante porque vi escenas de años anteriores y me di cuenta que estaba haciendo exactamente lo que siempre me ha gustado hacer: compartir melodías.

Y ha sido muy especial, porque por primera vez en más de 6 años no eché en falta a nadie, ni siquiera a ti porque estuviste en mi habitación regalándome tu voz. La luz dejó esa noche de parpadear en la montaña y la mía se encendió para ofrecerosla de la mejor forma que sé, ya la pudisteis escuchar…

Categorías:Uncategorized

Ella era la chica…

julio 21, 2006 4 comentarios

“Fue un error. No estaba enfadado con ella, estaba asustado. En ese momento me sentí pequeño, como si me faltara experiencia, como si nunca fuera a estar a su nivel, como si nunca fuera a ser bastante para ella, ¿me entiendes? Pero lo que no comprendí es que eso le daba igual. Ya no estaba buscando a ese tío, me estaba buscando a mí, buscaba a Bob. Pero cuando llegué a comprender todo eso… ya era tarde. Ella se había ido. Y todo lo que me quedó fue un orgullo estúpido que luego dio paso al arrepentimiento. Sí, ella era la chica. Ahora lo sé. Pero… yo la eché de mi lado. (…) Y desde entonces me paso los días persiguiendo a Amy.”

 
El primer paso es ser consciente de que sucedió, a veces lo dejamos escapar y no nos damos cuenta.

Categorías:Uncategorized

A vosotros…

julio 19, 2006 14 comentarios

Y, evidentemente, no podíais faltar en mi blog. Vosotros, los que me veis comer, los que me veis saltar, los que veis mis noches, los que me veis equivocarme, los que me veis feliz, los que me veis triste, los que me veis sufrir, los que me veis alegre, los que dais pie a que me comparta con vosotros. Si, sois vosotros los que sabeis y conoceis y vivís todo lo que me pasa. Es una suerte poder siempre tocaros el hombro a cada uno y recibir ese aliento que a veces tanta falta me hace. Una vez será en un bar, otra vez será en la playa, otra será en una casa, será comiendo, jugando, brindando con vasos medio llenos, cantando… Allí estais y os lo agradezco.

La mitad de este blog sucede porque vosotros estais ahí y me alegro sinceramente. Tú, tú, tú, tú, tú y, por supuesto tú.

Y contigo acabo, chica de la lista de virtudes, es una suerte haber podido comprobar como me equivoqué y me siento especialmente satisfecho de ir construyendo cimientos contigo. No te preocupes de como sales en las fotos, para mi estás ahí y sales genial. La próxima vez cantaremos 20 en lugar de 10. No importa quien saque más puntos, yo ya he ganado…

Categorías:dedicados

Miradas…

julio 18, 2006 9 comentarios

Pueden ser de muchas maneras, pero allí se paró todo. Esa mirada traspasó el vagón del tren que costó coger, del tren que nos devolvía a lo de siempre. No pude verlo marchar, tuve que subir escaleras arriba, no quería dedicar una lágrima a unos de los momentos más mágicos que he tenido. Y fue así, y al mirarte a los ojos una vez más pude escuchar todo lo que tus pupilas me decían, una mezcla de ilusión por el hoy e incertidumbre ante el inminente retorno al ayer. Pero tú miraste de una forma que sólo yo pude interpretar y ahí vi y entendí todos los abrazos y besos dados hasta ese momento.

Esa mirada tuya y esa mirada mía pararon los temores más fuertes, los dolores más intensos y ahí estábamos tú y yo en ese andén y yo me preguntaba cuando volvería a entrar a la estación para buscarte, para entrar por la puerta opuesta a donde estabas, para verte venir con esa sonrisa grande y con ese impulso con el que me diste el primer abrazo de la noche. Por eso no pude ver partir el tren, no pude ver que te volvías a alejar.

Ahora vuelvo al dia a dia pensando sin cesar en esa mirada, en tus ojos, como siempre me pasó. Volviendo a preguntarme donde está lo que nos hace separarnos y dónde está lo que nos hace vivir momentos mágicos estando juntos. Yo me sentí especial ese sábado, lo volviste a conseguir de mí, no pude contenerme esa tarde y tuve que salir de casa, pensando en que cada segundo ese tren se iba alejando unos metros. Pero ahora te noto cerca, no se bien porqué pero te noto más cerca.

Ahora recuerdo mi post de “Se me olvidó vivir” y ya puedo decir que le he puesto cara a la chica desconocida, aquélla que se iba a sentar en la terraza del desorden a compartir momentos increíbles conmigo, eso te dijo mi mirada, eso quise que vieras, eso quise que notaras. Me mereces la pena, me lo mereces, si no mis ojos no te lo hubieran dicho al partir…

Categorías:dedicados

Brisas elíseas

julio 14, 2006 7 comentarios

Hoy volví al mar, a ver las olas, no había vuelto desde el día que acabó en luna nueva. Estuve dejando que el sol brillara y me impactara con su luz y calor, con los ojos cerrados recordé la conversación en la terraza y el paseo por la playa, fue hace poco pero tengo comprobado que esté donde esté los recuerdos vuelven a mí. Hoy, sin embargo, ha sido un día importante…

Las vacaciones toman forma y hoy sabemos que en París vamos a tener un techo donde dormir, el albergue está reservado. Todo es importante, escapar es importante, perderse por Europa es importante, aunque vuelva a la ciudad de las luces. Allí estuve en su momento, y las promesas se las llevaron las brisas elíseas, pero ahora es diferente. Ahora iniciamos un viaje que nos llevará a un punto nuevo: Francia, Bélgica, Holanda y Luxemburgo (la clásica zona E de interrail). Y es momento de probar, de libertad, de ver quien eres tú realmente, aquél que estuvo escondido y ahora aflora con fuerza unas veces y con desubicación otras. Pero al fin y al cabo te toca dar los pasos correctos para encontrar lo que nunca debiste perder.

Ya tengo una ruta, esta vez es literal, está formada por puntos, por ciudades, por lugares, por plazas donde no tengo que tachar nada. La frecuencia de trenes y los horarios aún son una incógnita, como lo está siendo todo en estas últimas fechas, en ese sentido no hay diferencia. Tan sólo hay que subirse a los trenes que pasan y dejarse llevar…

Categorías:Uncategorized

Y toqué…

julio 11, 2006 9 comentarios

Tan fuerte nunca lo había hecho, pero es que no podía bajar el volumen, desgranaba las canciones y los acordes con fuerza, porque al fin y al cabo es lo que siempre me acaba quedando. Y canté flojo, bajito, con vergüenza, porque no habían salido las cosas bien, porque los abrazos, ojos de cristal, conversaciones, promesas y momentos se los ha llevado el viento con una rapidez sorprendente.

No ha sido por mi parte, pero a veces las imposiciones ajenas hacen marca, queman y hieren con fuerza. Y toqué, sí, porque al fin y al cabo solo me quedan los acordes menores, los de siempre, los que nunca me abandonan. Con la rabia contenida por no poder cruzar diez palabras seguidas con aquello que me hizo feliz y con la tristeza de las frases ambiguas me he visto obligado a llorar de nuevo. Compondré canciones otra vez, y todo seguirá adelante, pero no se si de la manera que esperábamos. Muchas palabras quedaron vacías por el camino y muchos momentos imaginados también, lástima no haberlo sabido a tiempo y lástima otra vez por ser como soy y por volver a confiar en el futuro vislumbrado a través de ilusiones. Pero la culpa es sólo mía, como no puede ser de otra manera.

Total, que lo único que ha importado ha sido saber si hemos tocado bien “Carolina” de M-Clan. La semana que viene volvemos a ensayar, tengo que desgarrarme la voz cantando…

Categorías:Uncategorized