Archivo

Archive for 30 noviembre 2008

Perdóname mar

noviembre 30, 2008 4 comentarios

Me acompañaste, estos dos días, donde pensaba un “que hará ahora” detras de otro. Donde pensarte se había convertido en rutina, una de esas cosas que llevas siempre encima y que te alegra la cara cuando no eres capaz de nada más que de soñar.

Y soñarte hice. Una noche más, mientras te hablaba pensaba en lo cerca que podía haber conseguido estar. Y subía la calle de Marina solo, escribiendote canciones que aún no vas a escuchar y pintándote de unos colores que aún no vas a ver. Pero pronto, pronto verás.

Y te agarraré la mano, porque llevo demasiados días queriéndolo hacer, y te sonreiré, porque siempre lo hago aunque no puedas verlo, y me reiré contigo como hago cada día que hablamos cuando el cielo se tiñe de negro, al comenzar la noche. Y es que me encanta comenzar mis noches contigo, y trasladarte con mi mente a lo más alto, y dejarte allí, mientras llueve el azul de tu cara, y de esos ojos de mi fantasía. Mientras me llueves, mientras me llegas. Hasta los silencios me sonríen, porque sonrisa es lo que te tengo preparado, y lo que te quiero regalar.

Perdóname mar, por pensar en ella mientras te tenía enfrente a ti. Sé que eres bello, pero más bonitos son esos ojos que traspasan tus olas y me llegan al alma.

Perdóname mar, porque me colapsa el intentar sintetizar en 16 elementos mis ganas de hablarle y no soy capaz de hacerte caso en un día como hoy.

Perdóname mar, porque he dejado de hablar contigo para hablar con ella. 

No sé lo que siento, sólo sé que siento, y para mí es precioso.

Y para ella también. Y si aún no lo es, lo será.

Eso te dije esta tarde, y eso quise que entendieras, espero que hagas buen uso del guiño que te hice. Espero yo hacerlo también.

 

Suena: Me faltan canciones – Gastelo

Categorías:General

El color de tu esencia…

noviembre 26, 2008 9 comentarios

…me ilusiona. Sí, ilusionas.

Y lo pienso, pienso a qué color sabrás, como será tu cara graciosa cuando ríes, porque tú sonrisa es más bonita que las sonrisas bonitas.

Ilusionas, y son cosas que no puedes controlar, ni racionalizar, ni pensar porqué, ni sentir que algo está ocurriendo de forma erronea, porque sí, ilusionas. Y consigues una cosa muy difícil en mí.

Y me entran ganas de cortar la flor más bonita de tu mundo, y es verdad. Es verdad, y me da igual lo que sea, lo que fue, porque lo cierto es que ilusionas.

Y con eso solo ya consigues mucho, muchísimo.

Dejemos que el nosotros hable por nosotros, si tiene o no que decir algo. Mírame y lo sabré.

Sin más, desde aquí no puedo hacer más. Hoy eres azul.

Categorías:General

00:30

noviembre 23, 2008 6 comentarios

Escuche una voz de adormecida, que se despertaba al mismo son que mi alegría al escucharte. Enmedio del caos encontré el oasis de tranquilidad que necesitaba, para hablarte, para leerte la voz, para esgrimir las palabras que no te digo de forma completa cuando te escribo. Porque me falta el susurro y la voz tenue, porque me falta la alegría, saborear la voracidad de las frases que se van sucediendo.

No fuiste extraña, anoche no, y no me importó que sonara “segundo premio” mientras nos regalábamos instantes. Mi canción favorita se asoció a tí, y mientras todo el mundo me llamaba y me forzaba a que entrara, yo seguía contigo. Me quedé el resto de la noche con ese buen sabor de boca. Y con todas las cosas que nos quedaron por decir, porque creo que podríamos haber estado hasta que hubiésemos difuminado las estrellas del cielo.

Ayer tuve mi luna, sin saberlo me la has regalado. Buenas noches, sigue hablando así de bonito.

Categorías:General

La luz que teñimos de rojo

noviembre 19, 2008 6 comentarios

Apagamos la luz que nos iluminaba la noche en que bailábamos los tangos a escondidas. En una acera de la calle Consejo de Ciento , la que nos vio ser los número uno del mundo. Me pudre la escarcha de hielo que se formo en los ventrículos que bombeaban sangre negra, marcada por la destrucción súbita de las alegres atmósferas del verano del 96. Arena fina lo llamé, porque se deslizaba como un reloj, fina y suave, al son de nuestras sonrisas con dedicatoria mútua. 

Ya no veo las farolas igual, tan solo son escenario de la bilis que sale rebozada en ron, el bienestar  y la animación del antes de se paga con la desesperación y la automarginación de una de esas noches en que volví a escribir un mensaje en el cual decía “te quiero”. No, no era a tí, ya no eres “la de siempre”.

Podrido, extremadamente apenado con un adentro que nunca sale hacia fuera, con el espanto, la indignación y la hemorragia interna que producen las palabras optimistas, esas que siempre se dicen pero que nunca se materializan.

Y ni siquiera soy capaz de divisar la acera iluminada por una luz que teñimos de rojo. Es dolor, dolor que sale en las noches de desilusión, en las pistas donde te entregas al vacío, esperando escuchar esa canción que te provoque nauseas y desesperación, pero que te enseña a que aún tienes suficientes fuerzas para ponerte a escribir a las 6 AM. 

Tus siete llamadas perdidas vi como contestación a mi sms, hubiera sido un conocimiento súbito de mi ser, quizás en una conversación de 10 minutos, porque el resto sería llantos de hiel, sudor y escozor de los días más amargos, de la fuerza vencida por la putrefacción y la descomposición de un alma que no, nadie se encarga de cuidar, ni siquiera yo mismo.

Dónde está el nosotros que te compré? o el que me vendieron, no tú, tampoco es por ti.

Pero bailamos un tango en la farola, y ya solo quedan restos, escombros, de algo que se derrumbó mucho antes de empezar.

 

No digas cosas que ya no sientes,

no sonrías ante lo indiferente,

quédate solo con el recuerdo,

de lo que fuimos en aquél puerto,

donde tomaste la última copa,

y me robaste sal de mi boca,

que ahora escuece todos los días,

el cielo ya no nos tiene envidia.

 

Suena: Santos que yo te pinté – Los Planetas

Categorías:General

Calle Asturias (II)

noviembre 19, 2008 7 comentarios

El otro día pasé por la misma calle y me acordé de tí. El sonido de un móvil a veces es muy bonito. El de 24 horas antes también lo fue, y el de una semana antes cuando llamaste aún lo fue más. Tu voz me cambió por dentro, y el último trago de gintonic supo a azul. Y yo no creía que alegraría tanto, pero lo hace, y pintas los días de bellos paisajes, porque por eso sabes a arte e irradias aquél listado de cosas buenas que te dije esa tarde.

Y tus ojos quiero que me miren, aunque no lo hagan, pero en mi imaginación se enciende la llama cuando así lo siento, cuando así lo dibujo con círculos en el aire, cuando lo vivo con la ternura que me inspira tu foto cabizbaja, de la cual me enamoré semanas ha.

Y cuando ayer tuve la conversación más preciosa y sincera, y mi sonrisa provocó retenciones en las carreteras y caos relajado en la ciudad. No, nadie gritaba, solo oía susurros, porque también caben en mi fantasía.

Y cabes en ella, y cada día la haces más real, y tengo un sentimiento que algo me está diciendo. No eres la única con barreras, pero sí la única que me las baja, sin forzarlas.

Te diría mucho, pero prefiero seguir mirándote en esa foto, soy capaz de decirte más y mejor.

Aunque tú no lo leas.

Desde ayer me gusta contemplar los acuarios y ver moverse a los peces.

Desde hace semanas, me gusta contemplarte y verte entera y fascinante.

Gracias por llamar aquella noche. Es bonito divisarte en la calle Asturias.

 

Suena: El fin de semana que no paró de llover – Zahara

Categorías:General

Que sabrás tú…

noviembre 18, 2008 5 comentarios

…al hablar de amor?

sí vendiste el concepto al mejor postor?

que sabrás tú al hablar de sueños?

sí generaste pesadillas perennes en tu corazón.

 

Que sabrás tú al venderme ilusión

si olvidaste que mi mano hace tiempo te perdió.

qué sabrás tú al decir te quiero

si nunca sentiste alma, comprensión ni respeto.

 

y ahora quieres que los demás

nos compadezcamos de tí

y digamos pobre él, pobre ella

cuando ni tan solo tú has tenido agallas

agallas de simplemente dejarte regalar una flor de ilusiones compartidas.

 

Yo clavaría mi mirada en tus ojos

esos cuyo cristal esconden tus esperanzas

y jamás te hablaría de amor, de ilusión ni de cariño

por la sencilla razón de que soy incapaz.

de describir lo inmenso.

 

Demasiado gente banaliza ese concepto en pro de su propio egoísmo. No seré yo.

 

Suena: La espuma de los días – Nadadora

Categorías:General

Los vientos que no controlas…

noviembre 17, 2008 5 comentarios

…ponen indeterminismo a los sucesos, a las caricias que añoras y a la esencia de ser humano.

el miedo surge,

el luchar contra tí mismo aparece con rapidez. La vida es miedo y el miedo es ser persona. 

pero no puedo permitir que anule mi vida.

ya no.

 

Es hora de seguir hablando de la vida en el Velcro bar. Hoy iré a Marina y luego te lo contaré, y también te contaré que el camarero me lo preguntó, y te contaré también que este viernes hay concierto, y te seguiré contando.

Cambio mi miedo por las cosas que te cuento, hoy no tomaré cerveza.

Sí, estoy hablando de tí.

 

 

Suena: Sonrisas de papel – La sonrisa de Julia

Categorías:General