Inicio > General > Yes, we can

Yes, we can

Mi capacidad de autodestrucción es enorme, últimamente lo compruebo demasiadas veces para mi gusto. El eje del mal había hecho mella en mí cuando sudaba y apena podía abrir los ojos al compás de aquella canción de Vampire Weekend que sonaba en ese momento. Yo cantaba con mi soledad, con síntomas evidentes de que me habían vuelto a ganar, muy fácil en los tiempos que corren.

Siento equivocarme contigo cuando estoy así, siento depositar mi rabia en sms que nunca debí escribir, que nunca debí pensar. No sabes cuánto siento mis reacciones de niño inmaduro cuando se requiere de mí todo lo contrario. No es culpa de nadie que me toque estar solo en los momentos que menos lo necesito, pero me ciega la impotencia, siempre quise tenerlo todo controlado y usar mi autoexigencia para ello.

Lo importante de tí no es que estés en mi corazón, es la forma en que estás, y me avergüenzo cada día un poco más cuando actúo de esa manera tan deplorable. Me demuestras una y otra vez muchas cosas y no puedo más que decirte: muchas gracias. No estoy en muy buena época para demostrar cosas, pero es evidente que te has convertido en alguien muy importante para mí, espero alguna vez saber hacerte notar cuánto lo eres.

Y te llevo cuando estoy en el trabajo, cuando compongo una canción, cuando veo algo que sé que te gusta y me encantaría enseñarte, cuando veo paisajes impresionantes a los que me gustaría ir contigo. Y te llevo, y ese llevarte se me vuelve muchas veces en contra, pero solo la idea de que un día no estés me aterra.

Me daba mucho miedo todo este tiempo pronunciar el verbo “necesitar”, pero ahora no puedo más que hacerlo, y es cierto, crees que muchas veces actúas mal, o crees que muchas veces no estás a la altura de muchas cosas. Pero yo, sinceramente, creo que eres una mujer de los pies a la cabeza a la que tengo la suerte de poder disfrutar.

Eres de lo más bonito que me ha pasado últimamente, no quiero volver a hacerte víctima de mis iras que nada tienen que ver contigo.

Perdóname, perdóname de nuevo, un día podrás darte cuenta que tengo mejor corazón del que muestro.

Con toda mi sinceridad: muchas gracias, escribiéndote es la única manera ahora mismo de decirte cuánto eres.

Yes, we can. Estoy convencido de ello.

Suena: Cenicienta – Carlos Siles

Anuncios
Categorías:General
  1. enero 25, 2010 en 2:45 pm

    En muchos momentos,tener el movil encima puede convertirse en un arma de destrucción,los sms a destiempo y en caliente son una muestra de ello.No seas tan duro contigo,ni te machaques.Un beso

  2. enero 31, 2010 en 5:01 pm

    Menos de una semana para bebernos las penas 😀
    De niño inmaduro que sepas que nada de nada, a veces es solo cuestión de la situación.
    Besos brujos.

  3. enero 31, 2010 en 8:23 pm

    Bueno seguro que podéis, y seguro que tú podrás controlar esos ataques, estoy convencida. Bessos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: