Inicio > General > Cuando yo amé…

Cuando yo amé…

me dejé la piel en cada rincón podrido de mis ilusiones marchitas, en cada encerrona claustrofóbica de mi mente ilusa, ingenua, impulsiva.

Cuando yo amé no tuve miedo nunca de nada, no puse los traumas, las decepciones, las frustraciones en primera línea. Cuando yo amé me trasladé siempre a ti, me volqué siempre en ti, era tan bonito ver esa sonrisa graciosa…

Cuando yo amé nunca pensé en el fin, siempre me dejé desbordar por mis sensaciones y un ímpetu que compré al mejor postor. Cuando yo amé siempre recordé las palabras bonitas de los parques azules, siempre te dije las frases más maravillosas que mi boca sabía pronunciar.

Pero eso es cuando yo amé, ahora no sé lo que hago ni lo que escribo ni lo que leo ni lo que escucho. Ahora no sé, simplemente no sé.

Lo único que sé es que mi falta de miedo y mis ganas de apostar a veces asusta. Y no soy capaz de entender porqué.

Sueño algún día con volver a poner el contador de mi vida a 0. Pero eso ya lo hice cuando yo amé.

 

Suena: Segundo Premio – Los Planetas

Anuncios
Categorías:General
  1. Fi2
    diciembre 2, 2008 de 11:52 pm

    Cuando yo amé lo hice sin pensar, sin miedo, sin mirar el futuro, sin preocupaciones ni agobios, sin sentir que estaba perdiéndome algo…

    Ya no amo como yo amé.

  2. Juls
    diciembre 3, 2008 de 8:22 am

    jajja…tenías razón cuando dijiste que los post tristes siempre son mejores..ajajja
    ha sido precioso..

    pero bueno, mejor peor literatura y más amor, siempre lo he dicho..

    besos de esposa…

  3. (...)
    diciembre 3, 2008 de 10:56 am

    ¿Y cuando vuelvas a amar?

    El regalo (Impaciente!)

    Agua líquida, de lágrimas vertidas, en algún momento que se fue sin alcanzarme apenas, agua transparente que se mezcla con rayos de luna y oscuridad, anegando gota a gota la sangre ya derramada en los puntos invisibles a mis ojos.

    Agujeros por donde se filtra la luz, una luz que me ciega y me enciende la memoria, piel de una vida que se me ha hecho raíz en la vena, en los recovecos inhóspitos y lejanos de mí ser.

    Reconciliarme con mis heridas, aunque añore saltarlas de una en una, como quien se pone seda en los ojos y se aleja sin mirar por donde se ha pisado. Borrar mis huellas de un plumazo. Desconocer el paso de las agujas del reloj por un alma, rota y compuesta, sinfonía apagada, historia traslucida de una mujer herida.

    Volcar, uno a uno, granates sentidos, sentimientos empolvados de sonrisas, máscaras de carnaval, pura Venecia en mis pasos. Crack. Crujir huesos astillados, romperlos del todo, hacerlo cenizas, como ciertos momentos que se quedaron anclados en un jardín descuidado.

    Volar. Libre. Sin ataduras que llaguen mis pies. Sentir el aire, en la cara, en la nariz fría, en la libertad de cada vuelco que me de el corazón sin miedo al dolor. Sin clicks de un soneto mal recitado, de historias de amor polvorientas en cajones olvidados por mis prisas.

    Volar. Otra vez. En cielo límpido. Azul. Sin agua que se seque como sal, mirar las cicatrices, las marcas de lo que ya fue y no será, pero que existió. Sonreír. Acariciar los sueños que se acabaron pero que no me impidieron dejar de soñar.

    No temer arrugas en los pliegues del corazón. No temer mirarme al espejo desnuda y no verme reflejada. Ver los retales de hielo fundirse con un calor intermitente en cada esquina, en cada poro de una piel insaciable de vida. Volar. Ser libre. Dejar de navegar en superficies oxidadas sin mi risa.

    Y llorar. Hasta llenar lagos enteros de lágrimas mías. Llorar porque no duele, o duele, o quema, o pica, o simplemente, se siente llorar. Se siente el llanto que no arriba nunca a puerto y que no sé donde guardo. Llorar hasta que vuelva la carcajada. Desde la boca curvada no. desde el alma.

    Y volar.
    Ser libre.
    Sentir el viento en la cara.
    De madrugada.

    muaks!
    (el muaks no forma parte del escrito, conste XD)

  4. diciembre 3, 2008 de 6:24 pm

    Pero el tiempo ahora es pasado, pero quizá mañana será “cuando estoy amando”, pq puede q mañana sea cuando ames. Seguro q esa ausencia de miedo te viene bien para cuando tú ames.
    Saludos desde el Inframundo.

  5. diciembre 3, 2008 de 10:26 pm

    por horrible que suene.. solo tienes que esperar a volver a amar… tu vida no a acabado.. sigue adelante

    bessitos

  6. diciembre 19, 2008 de 3:43 pm

    Sí, cuando yo amé tb lo hice así… creo q es la única manera y eso hará q cuando vuelvas a amar, lo hagas de nuevo de esa forma.. Suerte. besos

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: