Inicio > General > La luz que teñimos de rojo

La luz que teñimos de rojo

Apagamos la luz que nos iluminaba la noche en que bailábamos los tangos a escondidas. En una acera de la calle Consejo de Ciento , la que nos vio ser los número uno del mundo. Me pudre la escarcha de hielo que se formo en los ventrículos que bombeaban sangre negra, marcada por la destrucción súbita de las alegres atmósferas del verano del 96. Arena fina lo llamé, porque se deslizaba como un reloj, fina y suave, al son de nuestras sonrisas con dedicatoria mútua. 

Ya no veo las farolas igual, tan solo son escenario de la bilis que sale rebozada en ron, el bienestar  y la animación del antes de se paga con la desesperación y la automarginación de una de esas noches en que volví a escribir un mensaje en el cual decía “te quiero”. No, no era a tí, ya no eres “la de siempre”.

Podrido, extremadamente apenado con un adentro que nunca sale hacia fuera, con el espanto, la indignación y la hemorragia interna que producen las palabras optimistas, esas que siempre se dicen pero que nunca se materializan.

Y ni siquiera soy capaz de divisar la acera iluminada por una luz que teñimos de rojo. Es dolor, dolor que sale en las noches de desilusión, en las pistas donde te entregas al vacío, esperando escuchar esa canción que te provoque nauseas y desesperación, pero que te enseña a que aún tienes suficientes fuerzas para ponerte a escribir a las 6 AM. 

Tus siete llamadas perdidas vi como contestación a mi sms, hubiera sido un conocimiento súbito de mi ser, quizás en una conversación de 10 minutos, porque el resto sería llantos de hiel, sudor y escozor de los días más amargos, de la fuerza vencida por la putrefacción y la descomposición de un alma que no, nadie se encarga de cuidar, ni siquiera yo mismo.

Dónde está el nosotros que te compré? o el que me vendieron, no tú, tampoco es por ti.

Pero bailamos un tango en la farola, y ya solo quedan restos, escombros, de algo que se derrumbó mucho antes de empezar.

 

No digas cosas que ya no sientes,

no sonrías ante lo indiferente,

quédate solo con el recuerdo,

de lo que fuimos en aquél puerto,

donde tomaste la última copa,

y me robaste sal de mi boca,

que ahora escuece todos los días,

el cielo ya no nos tiene envidia.

 

Suena: Santos que yo te pinté – Los Planetas

Anuncios
Categorías:General
  1. noviembre 19, 2008 en 10:23 pm

    Precioso el texto, pero la canción..sin palabras.

    “El cielo ya no nos tiene envidia”.. suerte la tuya, que al menos te la tuvo alguna vez…

    besos de esposa en bata de andar por casa 😉

  2. noviembre 20, 2008 en 3:08 pm

    Eso de escribir a las 6Am,ya sabes…lo tengo prohibido. No quiero post destructivos niñooo.mua

  3. noviembre 20, 2008 en 6:57 pm

    Pues seguro q tienes alma, deja de alimentarlo con sangre negra y limpia bien las válvulas con nueva sangre, q seguro llegará.
    Mientras llega, sonríe y trata de avanzar, q tienes mucho Rayan q enseñar al mundo eh?
    Un besazo enorme enormísimo.

  4. Victoria
    noviembre 21, 2008 en 8:14 pm

    Espero que en breve encuentres otra acera donde bailes a escondidas junto a TÚ dama. Que vuelvas a teñir de azul tus sentimientos, tus palabras y haya sonrisa en esa cara. Te lo mereces.

    Besos.

  5. noviembre 25, 2008 en 7:44 pm

    Es lo q tiene escribir a esas horas q todo se ve peor… Sí es mejor no decir cosas q no se sienten y quedarse solo con los recuerdos.. Aunq sé q cuesta creerlas, tb sé q vendrán más recuerdos.. Te lo aseguro.. Y así podrás seguir tachando,.. besos guapo y ánimo

  6. noviembre 26, 2008 en 9:20 pm

    Desmembre 2:
    “Apagamos la luz que nos iluminaba la noche en que bailábamos los tangos a escondidas.”, “Me pudre la escarcha de hielo que se formo en los ventrículos que bombeaban sangre negra”,”Arena fina lo llamé, porque se deslizaba como un reloj, fina y suave, al son de nuestras sonrisas con dedicatoria mútua”.
    Y otro insuperable: “el cielo ya no nos tiene envidia.”

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: