Inicio > Uncategorized > LLueven días

LLueven días

Miro por mi ventana, la calle ausente de vida de un Madrid que nadie conoce se divisa. El silencio en mi habitación impera, y tú no estás. Quiero saber, quiero saberte, lo que piensas, el porqué de mis silencios, el porqué no te lo explico, el porqué me llenas tanto. Y quiero saberlo, quiero decirte una mirada, quiero escucharte una sonrisa, quiero deberte una alegría. Y sé que estás cerca, pero no se si quieres plantarte ahí o si quieres que sigamos desgastando la leve frontera.

Y llueven días, y lo que no se ha dicho aún se apodera de todo lo mío, las preguntas que pueden que tengan respuestas marcadas por una experiencia que me dice que no debo esperar nada aparecen, los pasos marcados por la incertidumbre me domina. Desprenderte la retina quiero, dejarte en silencio, nos hemos dicho tanto…

Y llueven días, y mi pared sigue blanca, un día la envolviste con ese todo que proyectas hacia mis sentidos, con esa imagen que tienes de princesa plena, con ese arco que dejas cuando cierras la puerta. Y llueven miedos, el que tengo de que nunca vuelva a ser lo mismo, el que me invade cuando me miras callada, el que me acecha cuando siento que llega el final. Y llueven sombras, aquellas que me persiguen, las que no me dejan saborearte sin que lo notes, las que no quieren que brille tu mejilla. Y llueven lugares, aquellos que tengo que abandonar sin aún haberte sentido, y de donde no puedo irme sin que escuches unas palabras automáticas que deben pronunciarse antes del vacío.

Y llueven momentos, todos los que pasan por mi cabeza, tus frases, tu cariño, tus llamadas, tu sombra que planea por la calle que nadie conoce. Y llueven muestras, las que te doy y no se si percibes, las que te enseño por saber si en ti vive lo mismo que en mí. Y quiero que no dejen de llover complicidades, las que sé que tenemos, las que te hacen sonreir, las que dejas en casa cuando marchas y que luego recoges cuando vuelves.

Y llueven lágrimas, las que me enseña Gastelo, las que ahora me invaden, las que nunca presiento. Porque lágrimas es lo que no quiero, porque sonreirte con mi vida es lo que pretendo, porque por una vez no quiero abandonar esto, no quiero abandonarte así, no quiero no abrazarte, no quiero provocar que no lo hagas. Mis frases están en mi boca, falta que lleguen a tu alma.

Suena: No sabes cuánto te he querido – Paco Bello

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. irronihC
    enero 29, 2008 en 10:48 pm

    Nunco uso paraguas, así que si me cayese toda esa lluvia acabaría empapada de los pies a la cabeza, iría a casa, escurriría la ropa y saldrían colores y más colores, los separaría por tonos en botes de nocilla vacíos (o latas de cerveza para que te guste más) y te los enviaría con pinceles de los buenos (de los que no sueltan pelos) para que pintes esas paredes blancas.

    Así no te podrías quejar más ni de colores ni de lienzos. Que de lo jodidamente molón que eres, hasta serías buen pintor.

  2. Retina perdida
    enero 29, 2008 en 10:48 pm

    Por cierto, si pones Gastelo en google imágenes salen tías sepsis como tú pero sin perilla ^^

  3. Antihéroe
    enero 29, 2008 en 10:50 pm

    sin palabritas me has dejado 🙂

  4. enero 29, 2008 en 11:02 pm

    Qué bonito es el amor… ains 🙂
    mua!

  5. Cachalote y Patapluf
    enero 29, 2008 en 11:47 pm

    Chalote: Eres un genio, cabrón!
    Patapluf: Convertiremos tus textos en archivos de esos que acaban en .txt y te leeremos todas las noches para morirnos(mil).

  6. enero 30, 2008 en 9:09 am

    Muy bonito, me gusto

  7. enero 30, 2008 en 11:23 am

    “…No me moriré, pero ya verás,
    como no sabré esquivar los vientos que te nombran
    No me cansaré, de pensar que estás
    a mi lado pero no como una sombra…”

  8. enero 30, 2008 en 3:10 pm

    Nene, te has superado con este texto!no dejes que salgan las lágrimas,muestrale estas palabras a quien ilumina tu risa.Un besote

  9. enero 31, 2008 en 12:07 am

    Dios mío qué bonito!
    Ains que se me ha saltado una lagrimilla, 😉
    Jo, cómo echaba de menos internet y poder leer cosas tan increíbles como esta.

    Por cierto, ¡te agrego al mess!, sólo que me conecto a internet en el curro que es cuando tengo tiempo y no suelo meterme mucho al mundo messenger, lo digo porque no te extrañe verme conectada sólo de Pascuas a Ramos, 😉

    Muak!

  10. enero 31, 2008 en 9:05 am

    Precioso post, nene…
    no puedo decir más…

    Un besito

  11. enero 31, 2008 en 10:04 am

    No pretendo que un clavo saque a otro clavo…
    Nunca ha sido mi estilo…
    Y nunca ha funcionado…

    Besos nene

  12. caotica
    febrero 1, 2008 en 11:20 am

    precioso…
    que te escriban algo asi tiene que ser la ostia…

  13. febrero 1, 2008 en 2:12 pm

    Me ha llegao.

    El mundo es un pañuelo, Rayan. Ayer te conocí a ti y hoy descubro que conoces a mi amiga Maktub. ¡Al final, todo queda en casa!

  14. febrero 2, 2008 en 5:32 pm

    Tenías razón, es de los mejores.

  15. mayo 20, 2008 en 5:54 pm

    Y conseguiste un paraguas para tanta lluvia???
    Espero q para las lágrimas saliera el sol y dejasen de llover, pues es una lluvia muy amarga.
    Por cierto, no conocía la canción y me ha gustado mucho.
    Saludos desde el Inframundo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: