-6

Mucho frío, Madrid anoche se me quedó grande, muy grande. Caminar por la calle que saluda todo los días a tu nueva vida, acurrucarte tú solo, y ver pasar a la gente del día con un rostro dibujado de otra manera en la noche. Así es como acaban las grandes noches donde piensas que vas a ser un rey, pero no llegas ni a bufón.

Me planteo muchas cosas, y lo que sé es que este año tampoco le felicitaré el año a nadie de la misma forma en que lo hacía en épocas pasadas. Estoy marcado, sigo marcado, muy marcado por todo el cambio. Odio hablar de futuro, odio hablar de que ya vendrán cosas buenas, odio las esperanzas infundadas, ahora mismo no cuento para nadie y eso es una realidad como la que me hace estar un fin de semana de bajón tremendo.

Sentirte querido, sentir que quieres, elementos de una vida que ya no es para mí. Un castigo demasiado grande para alguien que está acostumbrado a dar, a compartir y a sentir con miradas. No sé que hice, pero no quiero falsas esperanzas, repito. No quiero que me digan que todo cambiará. No, la realidad es otra, la realidad es acostarse por las noches en un nórdico frío, que a nadie le importe si comes, si tienes calor, si estás triste, si estás sólo, que solo seas un gran amigo para dar consejos, que cuando estén felices ya no sirvas, que no tengas a nadie para hablar, que te falten manos derechas.

No se que hice, pero anoche estábamos a -6 y tirité como nunca, porque llega un momento que explotas de tanta mierda. Y así ha sido.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. diciembre 16, 2007 en 5:20 pm

    Con -6º la soledad se siente más que nunca, por muchas plumas que tenga tu nórdico si, tiritas de desesperación, de buscar y no encontrar…
    Es la otra cara de la navidad, la cara melancólica y solitaria, la cara de perdido aún estando en la gran vía, rodeado de cientos de personas y envuelto en mil luces de colores que parecen anunciarte un camino…un camino que al final no conduce a nada más que un portal donde sentarte a fumar mientras ves la vida pasar ante tus pies…

    Aguanta, Sonríe, Pasea, Observa, Se paciente….lo mejor siempre está por llegar…

  2. diciembre 16, 2007 en 5:47 pm

    Si, es normal que estés cansado de estar sentado…
    Prueba a relajarte, a sonreir a caras desconocidas cuando pasees por la calle, a preguntarle a la chica que tienes al lado sentada en la barra cómo le ha ido el día, a rozar las manos de esa chica que te mira cuando vas en el metro, a hablar con el panadero y la verdulera, a seguir sonriendo a desconocidos, a no encerrarte en ti mismo, a disfrutar de estas navidades aunque se avecinen solitarias, a proponerte que el 2008 será un año cargado de sorpresas y que tu vas a estar completamente receptivo a que esas señales lleguen a ti para poder interpretarlas y darles el significado que se merecen.

    Sé feliz, es mi regalo de navidad para ti!!

  3. diciembre 17, 2007 en 12:00 am

    en los grandes cambios, estas pruebas son necesarias, los bajones te hacen convencerte de q tienes q luchar xq vas a conseguir lo q venias buscando…

    mucho animo y q no decaiga, q ya vendran tiempos mejores, q los peores estan para aprender, y a qedarte con las risas… aunqe a veces sean menos, son el doble de especiales

    abrazotes naranjas para el frio ,-)

  4. diciembre 17, 2007 en 2:20 am

    Pues a lo mejor te enfadas porque sé que no es lo que quieres oír, pero sólo puedo decirte lo que de verdad pienso, y es que todo pasará y que llegarán tiempos mejores.
    No son esperanzas infundadas, no soy tan infantil como para contarle cuentos a nadie, es que forma parte de la vida estar arriba y después abajo, y después arriba otra vez y después abajo.
    La inestabilidad no se puede evitar porque todo cambia, todo gira y a veces perdemos el ritmo, pero podemos hacer que lo bueno dure más disfrutándolo y lo malo pase antes siendo fuertes.
    Tienes mucho que dar, mucho que decir…
    Échale un par de narices a la vida, sal y cómete el mundo, aprende a reírte de ti mismo y de los reveses que te puedan dar, porque te guste o no eres capaz de seguir adelante, y sólo puedes influir en la manera de hacerlo.
    Te sigo leyendo, y escuchando, y tratando de entenderte y mandándote todo mi apoyo.

    “El momento más oscuro de la noche es justo antes de que empiece a amanecer”.

    Muak!

  5. diciembre 17, 2007 en 5:58 pm

    Sólo decirte… que aquí estoy, en la distancia, pero aquí estoy.
    No me gusta leerte así..
    Petonets wapu!!

  6. mayo 16, 2008 en 8:50 am

    El frío, a veces, por estos lugares, puede llegar a calar hasta el corazón. Pero no creo q estés solo y, insisto, aunque te conozco poco; no eres de los q se olvidan en momentos felices. Todo lo contrario, justo cuando algo bueno sucede, todo el mundo (estoy segura) querrá compartir contigo ese gran momento. Pues tú siempre estás y los demás también están para ti.
    Siéntete querido, pues seguro q allí, en los madriles, hay cientos de personas que no podrían seguir sin tu sonrisa.
    Saludos desde el Inframundo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: