Inicio > Uncategorized > No conviene cerrar cajas

No conviene cerrar cajas

Hoy me acordé del Paseo de los Tristes, recuerdo la magia que un día invadió ese puente, ese Darro, esas aceras empinadas. Olí a Albaycín de nuevo, como nunca había olido. Hay aromas que te colapsan todo, te detienen el transcurso del tiempo, y te hacen volver a lo que un día viviste allí. Hubo muchos agostos cargados de sensaciones, éste fue uno de ellos. Un día sigue a otro y los cambios son mínimos, es curioso como, mirando en perspectiva, estas pequeñas variaciones entre días configuran una modificación total de tu vida.

Odio los puntos de inflexión, considero que las revoluciones castigan a la asimilación de los hechos, tu cabeza queda jodida, y es cuando entonces se bifurca tu dirección. A mi me pasó, y vuelven los recuerdos de grandes tardes llenas de pequeñas cosas. Recuerdo el buscar una caña con tapa porque era lo que todo el mundo me había dicho, recuerdo el descubrir la calle del Beso por primera vez, recuerdo esa mirada pícara que nos invitaba a hacer honor al nombre. Un día me quisieron y quise como nadie ha sido capaz de escribir, hay ciudades que están vinculadas al pasado y Granada es una de ellas. Tengo que volver en breve y, reflexionando sobre esto, me han venido flashes que nunca monté en un video, imágenes que no han sido sacadas por ninguna máquina. Las mejores y más nitidas resoluciones te las da tu cerebro, lo que nunca filmé y lo que nunca fotografié lo guardo fielmente dentro de mí, y eso no se puede formatear…

Tengo la suerte de llenar Madrid de presente y de futuro, tengo la suerte de bañar Granada de pasado, tengo la suerte de vivir en un mundo lleno de contrastes. Hay que cambiarle el nombre al Paseo de los Tristes…

Categorías:Uncategorized
  1. jesus
    noviembre 13, 2007 a las 8:32 am

    ya… entiendo… nunca llamarás… has roto con lo antiguo… en fin, si algún día te arriesgas a volverte de sal, aquí te espero.

    entretanto, espero q logres llenar tu vacío con lo nuevo… 😉

    un abrazo

  2. noviembre 13, 2007 a las 1:11 pm

    Es que no hay cámara capaz de captar esos momentos mágicos…Ayss,me has hecho acordarme de Granada,qué sitio taaaan precioso.Tengo en mi retina la imagen de la Alhambra iluminada,y al acordarme mi mirada también se ilumina.
    Un besooo
    PD:Operacion finde en marcha

  3. TodavíaFalta
    noviembre 13, 2007 a las 6:16 pm

    En Granada le besé por primera (y última vez), y en aquel mismo momento, con mis labios rozando los suyos, se coló dentro de mi, por la boca, como el aire que necesitamos para respirar, para vivir y no morir. Y así, igual que el aire, se convirtió en una necesidad.

  4. noviembre 14, 2007 a las 11:20 am

    Puedes cambiarle el nombre a todo lo que tú quieras. You got the power! como decía la canción!

    KissX

  5. noviembre 15, 2007 a las 4:01 am

    Es la primera vez que me paso por aquí y me alegro de haberlo hecho. Yo también guardo los mejores momentos en instantáneas invisibles que rescato de la memoria cuando más me apetece o me asaltan solas cuando menos me lo espero.
    Ojalá Madrid tuviese calles con nombres tan bonitos como la calle del beso, pero no le cambies el nombre a la calle de los tristes que también necesitan su lugar!
    Muak!

  6. noviembre 15, 2007 a las 12:17 pm

    Qué recuerdos de Granada, qué magia en sus calles…
    Estuve este verano y me traje un pedacito.

    Ninguna camara puede captar una foto que haces desde el corazón..

    Petonets

  7. noviembre 15, 2007 a las 6:09 pm

    Aromas que colapsan…. como si a uno necesariamente le tocase, al oler algo, volver la cabeza, y de pronto apretar los labios: sí, colapsar. La Nostalgia parece estar poblada de aromas..

    saludos!!

  8. noviembre 19, 2007 a las 9:26 am

    En tu mano está el cambiar ese nombre. Tu eres capaz de eso y de más… pero continuo viendo melancolía en tus palabras…
    EN Madrid está tu presente. En Madrid está tu futuro… no te lleves tus fantasmas del pasado… esos ya te los vigilo yo aquí.

    Un besazo enorme…

  9. noviembre 20, 2007 a las 6:00 pm

    Es imposible olvidarte de la magia que desprende una ciudad como Granada, esa magia que te envuelve dándote la bienvenida a sus calles y regalándote esa cantidad de aromas que precibes durante la estancia. Granada también vió algunas de mis secuencias, esas de las que hablas, esas de las que no quedan más rastros que nuestros propios recuerdos dándoles vida en nuestra imaginación. Si, yo también he de volver pronto, antes de que este frío me congele los pasos…

    Besitos de inflexión!!

  10. Ju
    noviembre 20, 2007 a las 10:26 pm

    Granada. Cargada de significado, para tantos… para mi. Me ha encantado el post. Genial, como tantos otros. Y la canción es preciosa.

    Un Saludo. Ju

  11. mayo 13, 2008 a las 7:45 pm

    Y volviste a Granada? yo soy más cobarde, no me atrevo a volver a las ciudades donde hay recuerdos grabados, en el cerebro y muy nítidos, pues creo q me dolería.
    Me gusta tu valor y fortaleza.
    Saludos desde el Inframundo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: