Inicio > Uncategorized > Cuando las montañas

Cuando las montañas

Escuchaba el silencio de la madrugada en soledad, me senté en una silla y podía ver la silueta de las montañas, almenos algo me rodeaba y algo me protegía. Muchas estrellas en el cielo y la botella de beefeater vaciándose al mismo ritmo que mi insomnio. Hoy no había luna nueva como la vez en que las olas se tragaron todas las sensaciones efímeras y agradables del momento. Llenando el vaso pensaba en la valla que tenía enfrente, hace justo 365 días nos hicimos allí una foto, quizás sería la misma hora.

Todo era inerte, me sentía lo único vivo que había alrededor, fue una sensación extraña de desubicación, de preguntar qué haces allí. De repente ví que estaba con aquéllos que querían compartir este fin de semana conmigo. Lástima que durmieran. Como suele ocurrir en estos casos siempre te acuerdas del que no está y mandé un sms describiendole la situación, el único mensaje que mandé en toda la noche, pero nunca hubo respuesta…Hubiera estado bien recibir algo de esa persona, podría haberle hecho compartir este fin de semana pero, cuando quieres compartir algo, no siempre se puede, almenos en mi caso.

Así que, cuando las montañas me descubrían finales no escritos, yo decidí ir a dormir y pensar en los que sí estaban allí, al fin y al cabo ellos son los que estaban compartiendo este trozo de mí. Es por eso que, si la vida son 4 días y 3 de ellos nos lo pasamos dudando, es mejor valorar lo que está cerca y dejar de añorar todo lo que está lejos. Al fin y al cabo, es mucho mejor guardarme para mi toda la magia de una noche a oscuras con estrellas y montañas, puesto que solo yo la supe ver.

Categorías: Uncategorized
  1. julio 9, 2006 a las 10:35 pm

    Bonito escrito en Re menor. Unos lloramos, otros reímos. Forma de onda. El sonido de la nota.

  2. julio 10, 2006 a las 4:31 am

    Me quedo con dos frases, una me dio tristeza: «cuando quieres compartir algo, no siempre se puede», y la otra me alegró: «es mejor valorar lo que está cerca y dejar de añorar todo lo que está lejos». Gracias por tus palabras, me alivian bastante 🙂 Saludos.

  3. Kenrae
    julio 10, 2006 a las 7:31 am

    Me alegro que no te ocuriera también en la segunda noche 😉

  4. julio 10, 2006 a las 7:41 am

    Alguna vez tambien me he preguntado «que hago aqui?» sin ir mas lejos el sabado… Porque te invaden recuerdos, y sensaciones que no terminas de comprender… pero aunque quisieramos compartir ese momento quizá no tenga que ser así. Mejor lo guardamos para nosotros… Afortunadamente siempre hay algo cerca. Algo que es diferente, que no mejor ni peor. pero lo hay.

    Un abrazo

  5. loren
    julio 10, 2006 a las 12:30 pm

    La felicidad nunca es completa…
    Y bueno, a nosotros(al menos a mi), nos tendra siempre aki para leerte y compartir tus cossa 😉

  6. julio 10, 2006 a las 7:47 pm

    A mi me gusta tambien contemplar la quietud de la noche, sobretodo ahora en verano, salgo al balcon y desde alli se ve la sierra a lo lejos, me encanta el aire que se respira, pero inevitablemente, como a ti, es quiza en esos momentos cuando muchos recuerdos vienen a mi mente. De todos modos, esta genial eso de compartir momentos con quienes estan cerca, hay que aprovecharlos y sentir su cercania.
    Un beso

  7. julio 10, 2006 a las 9:32 pm

    A veces cuando nos sentimos más solos es cuando estamos mejor acompañados, y cuando nos sentimos mejor acompañados (o mejor a secas) es cuando nos encontramos solos con nosotros mismos en medio de algún lugar especial…
    Es lo que tenemos las personas, quien nos entienda que nos compre 🙂

  8. julio 11, 2006 a las 7:56 am

    Qué gran razón lo de valorar lo cercano y dejar de añorar lo lejano… la falicidad nos lo da lo palpable, lo vivible…

    Un besoooo

  9. julio 15, 2006 a las 11:08 am

    Me ha hecho pensar la frase «Al fin y al cabo, es mucho mejor guardarme para mi toda la magia de una noche a oscuras con estrellas y montañas, puesto que solo yo la supe ver». Sería un poco como disfrutar de loque tenemos, de lo palpable, y dejar la magia en nuestra memoria porque ahí seguirá siendo magia… para compartir ya están los otros…

    Me gusta tu blog, sigue escribiendo. bsosss.

  1. No trackbacks yet.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: