Inicio > Uncategorized > Las olas…

Las olas…

Las olas del mar se llevaron la noche y trajeron el día. Paseé unos metros mirando sus movimientos  de vaivén. Momentos antes te había visto en el balcón, te habías quedado hablando contigo y yo volvía con una somnolencia obligada. Al entrar en la habitación, no me sentí solo, esta vez no, esta vez sabía que me acompañabas, sabía que serías tú y sabía que sería yo y que eso no cambiaría.

Fue una noche de luna nueva y los ventiladores no pararon de girar. El conejito de cartón del mueble del comedor no paró de sonreírnos, sabía cuánto le querías y te vió feliz. Todos te volvimos a ver feliz y todos nos quedamos con esa sonrisa y ese gesto con la nariz que haces. No olvides nunca lo que es mirar a los ojos y no olvides nunca que al mirar los tuyos me sentí con vida…

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. abril 2, 2008 en 11:55 am

    Me ha encantado la frase final.
    Suerte que había ventilador…
    Saludos desde el Inframundo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: