Inicio > Uncategorized > El fin de las ilusiones compartidas

El fin de las ilusiones compartidas

Caía la tarde, estábamos tú y yo al borde del Sena, te acuerdas? Allí me lo volviste a decir y yo me emocioné al escucharlo. Era mágico escuchar que soy el chico de tu vida mirando Notre Damme. Derramé una lágrima. Tú me mirabas con esos ojos que siempre se me clavaron y que me decían tantas cosas sin articular una sola palabra y yo me sentí realizado y lleno por primera vez.

Sucedía cada día, ¿te acuerdas de los proyectos que teníamos?. La plenitud en nuestras vidas era patente, tú seguías desgranando tus sentimientos hacia mí. Yo aprendí a expresarlos gracias a ti. El encanto del barrio latino y nuestra divina juventud hizo el resto y el tiempo se paró cuando mis labios se acercaron a tu mejilla y mis manos te rodearon diciendote que estaría a tu lado para siempre.

Me pregunté tantas veces que había hecho yo para merecer semejante felicidad, y tú también probablemente. ¿Te acuerdas de aquella canción de los Get up Kids llamada Valentine? Como nos mirábamos, parecía que nos conocíamos de toda la vida y solo llevábamos unos meses juntos. Nuestra complicidad cruzó nuestras propias fronteras y fue percibida por todos, aquellos que nos decían que éramos iguales y la pareja más unida que conocían…

Hoy me dejaste y yo no he podido evitar recordar todo esto al descolgar el calendario de París que me regalaste con nuestras fotos. Ha sido momentos antes de partirlo por la mitad y tirarlo a la basura. No me ha costado nada romperlo puesto que el papel estaba inundado de lágrimas, aquellas que una vez derramé por la ilusión de estar contigo y que ahora derramo por el vacío que me ha provocado tu marcha. Sé donde estás, y como es tu cara, pero en tus ojos ya no puedo ver nada más que el cariño y los recuerdos que tienes y tendrás conmigo. La ilusión acabó por tu parte y la mía la enterraste forzadamente, ya no tenemos nada que compartir puesto que los dos la hemos perdido…

Categorías:Uncategorized
  1. Triz
    abril 27, 2006 a las 9:47 pm

    Impresionante relato, me ha gustado como has situado los hechos y la forma en que lo has escrito. Te felicito por tus posts, espero poder seguir leyéndote y sentir lo que acabo de sentir ahora.

    Un beso y enhorabuena por el blog

  2. jechu
    mayo 7, 2006 a las 10:29 pm

    pos habrá q tirar p’alante…

  3. laRAYAda
    septiembre 8, 2006 a las 1:52 pm

    queria ver tu principio…….
    me voy a hacer ADICTA a tus letras
    (ya lo sabes)

  4. diciembre 12, 2006 a las 3:58 pm

    Lo importante es que sucedió. Lo importante, ¿ves? es que volverá a suceder 🙂

  5. marzo 24, 2008 a las 12:21 pm

    Te regalo mi hechizo para olvidar, al que hoy aderezo con una nueva especia, sí creo que así está completa:

    Tiempo
    Distancia
    Silencio

    Y mimarse y quererse a uno mismo mientras el hechizo hace efecto. Es infalible.

  6. marzo 27, 2008 a las 6:30 pm

    Bueno, empecemos desde el principio. Es un comienzo duro, pero creo que tod@s empezamos el blog por un cambio tan radical, que no sabes que hacer o como gritarlo.
    Es un comienzo…
    Saludos desde el Inframundo.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: